Mal dormir equivale a mal control de la diabetes

Trabajando en los centros NaturalSlim por más de 15 años con el propósito principal de restaurar el metabolismo de las personas para vencer el sobrepeso y la obesidad hemos tenido la oportunidad de aprender muchísimo sobre cuáles son los factores que contribuyen o que causan el llamado “metabolismo lento”.  Cada uno de nosotros de seguro conoce a por lo menos una de esas afortunadas personas que puede comer todo lo que quiera (dulces, chocolates, pizza, frituras, etc.) y sin embargo siempre permanecen teniendo un cuerpo delgado.  Yo de forma cariñosa por muchos años me he referido a ellos como “esos flacos condenados”.  Son personas que tienen lo que parece ser un “metabolismo privilegiado”. Sin embargo, los miembros del sistema NaturalSlim pertenecen a una mayoría que definitivamente tal parece que “engorda hasta de mirar la comida”.  O sea, lo que llamamos “metabolismo lento”.

A los que padecemos de “metabolismo lento” las dietas bajas en calorías y bajas en grasa no nos funcionan.  Por lo menos, no nos funcionan a largo plazo porque es verdad que si hacemos una de esas dietas bajas en calorías nuestro cuerpo perderá peso pero al poco tiempo volveremos a ganarlo nuevamente.  Es el famoso “rebote del yo-yo” de las dietas donde la persona se sacrifica, pasa hambre, baja de peso y al poco tiempo vuelve a engordar generalmente a un punto más alto que el peso con el que empezó a hacer la dieta.  En verdad para los que tenemos “metabolismo lento” las dietas no funcionan.  Lo único que funciona, para esos de nosotros que engordamos con una facilidad espantosa es RESTAURAR EL METABOLISMO.  Los centros NaturalSlim están llenos de miles de personas que han vivido las incontables frustraciones de las dietas de comer poco o poquísimo.  Algunos traen sus propias “historias de horror” porque llegaron a estar tan desesperados que tomaron decisiones drásticas como hacerse una cirugía bariátrica o quitarse la grasa con cirugía.  Lo triste del caso es que pasar hambre o cortar el estómago o la grasa no restauran el METABOLISMO por lo cual la persona termina volviendo a engordar.

Esta epidemia de “metabolismo lento” que nos trae un flujo continuo de personas desesperadas a los NaturalSlim nos ha obligado a profundizar en encontrar las razones que crean esta condición de “metabolismo lento”.  De hecho, la necesidad de poder ayudar a estas personas nos ha obligado a investigar distintas pistas de posibles causas tales como las infecciones con el hongo candida albicans, el hipotiroidismo subclínico (que no se detecta en los análisis de laboratorios), las intolerancias o alergias a distintos alimentos, los problemas digestivos, el estreñimiento, la deshidratación, el estrés emocional y también LA FALTA DE UNA BUENA CALIDAD SUEÑO.

Buscando posibles causas al “metabolismo lento”, donde otros quizás no se les ha ocurrido mirar, muchas veces hemos perdido el tiempo y el esfuerzo pero otras veces hemos tenido suerte porque hemos podido localizar algún factor que estaba escondido. Algún factor que resultó ser un factor reductor del metabolismo que no era tan obvio tal como pasa con LA CALIDAD DE SUEÑO de una persona.  Dicen que “la necesidad es la madre de la invención”, es una verdad.

A través de los años empezamos a investigar la calidad de sueño de aquellas personas cuyos cuerpos adelgazaban más lento y “nos pegamos en la lotería”.  Descubrimos, por pura curiosidad científica y dialogo con nuestros miembros, que aquellos que padecían de insomnio o los que dormían pocas horas, los que tenían un sueño interrumpido y que luego se levantaban “sintiéndose cansados” por la mañana, simplemente NO ADELGAZABAN.   Nos pusimos a investigar esa pista y resultó que en efecto la falta de un buen sueño reparador era una CAUSA DE METABOLISMO LENTO.  Lo pudimos comprobar porque cuando les ayudábamos con suplementos naturales tranquilizantes como el magnesio MagicMag y con otro suplemento calmante del sistema nervioso que llamamos STRESS DEFENDER adelgazaban.  Descubrimos que para otros lo que les estaba quitando la calidad de sueño era que consumían alimentos que estimulaban en exceso a su sistema nervioso autónomo (carne roja, grasa y sal) lo cual no les permitía lograr un sueño profundo y reparador. Tan pronto se les ayudaba a DORMIR podían ADELGAZAR.  ¡Las aventuras del metabolismo!

Ya hoy en día ya hay estudios clínicos que demuestran una asociación entre el mal dormir y el riesgo de padecer diabetes. (Am. Heart Assoc., 2009) (Boyko EJ, et al., 2013)  En un estudio de la Universidad de Buffalo, Nueva York, donde se le dio seguimiento por 6 años a un grupo de voluntarios claramente se asoció la mala calidad de sueño a una incidencia de padecer diabetes que era 4.56 veces mayor en los que dormían 6 horas o menos.  Uno de los factores que marcan el riesgo de padecer diabetes es la llamada “glucosa en ayunas alterada”.  (Gottlieb DJ, et al., 2005) Esta es una condición en la que la persona amanece con niveles de glucosa elevados por encima de lo que se considera normal; sin embargo, son niveles de glucosa que todavía no llegan a diagnosticarse como diabetes. La “glucosa en ayunas alterada” es una forma de prediabetes.  Es lo que avisa que la diabetes se está acercando.  Se pudo comprobar que los que no duermen bien amanecen con una “glucosa en ayunas alterada” y eventualmente tienen un riesgo muchísimo mayor de ser diabéticos.

Inclusive se descubrió que no dormir bien le causa una reducción de 18% en la producción de la hormona leptina que es la hormona que le controla el apetito y reduce el hambre. La falta de un sueño reparador también le causa un aumento de 28% en la producción de la hormona ghrelina que es una hormona que le causa un hambre desesperante específicamente por los carbohidratos refinados (azúcar, dulces, arroz, pan, pasta, galletitas, etc., etc.). (Gozal D, et al., 2010)  Los efectos que causa en el metabolismo el no poder conciliar un sueño reparador hacen que usted amanezca sintiendo cansancio y con una fuerte atracción ante las tentaciones de esas donas, chocolates, dulces y otros carbohidratos refinados.  O sea, que no lograr dormir bien le causará hambre y también le engordará.  Obviamente no dormir bien le hará imposible controlar la diabetes por las mismas razones de descontrol hormonal ya expuestas. (Buxton OM, et al., 2012)  He visto que las personas que no conocen el tema del metabolismo ni siquiera sospechan de la falta de un buen sueño como causa de descontrol en la obesidad y en la diabetes.

No dormir bien también causa la resistencia a la insulina que es causa de obesidad abdominal (barriga) y del llamado “hígado graso”.  (Tasali E, et al., 2007) (Spiegel K, et al., 2005)  El efecto de pasar una mala noche o estar desvelado con sueño interrumpido aumentan la resistencia a la insulina en un 43%, le sube la insulina circulante en un 30% y le aumenta los niveles de glucosa en ayuna en un 9%. Cuando hay insomnio entonces la resistencia a la insulina aumenta en un 82%, la insulina circulante en ayuna aumenta en un 23%. (Knutson KL, et al., 2011)  Si usted no logra dormir bien no hay dieta, ni cirugía, ni nada que le salve.  Jamás podrá controlar ni la diabetes ni la obesidad si no logra tener un sueño reparador.  ¡No dormir es simplemente desastroso para el metabolismo!

 

ENTONCES: ¿CÓMO LOGRO MEJORAR MI CALIDAD DE SUEÑO?

La diferencia entre la tecnología del metabolismo y tratar de resolver este tipo de problema metabólico con una dieta tradicional de “contar calorías” o medicando a las personas, como le encantaría a las farmacéuticas que siempre se hiciera, es grande.  Solamente conociendo CÓMO FUNCIONA EL METABOLISMO se puede lograr que una persona empiece a dormir placenteramente sin llenarle de medicamentos que le droguen. En los NaturalSlim lo hacemos todos los días y la gente queda sorprendida de cómo esto se puede lograr educando a la persona sobre factores de suma importancia tales como saber que parte del sistema nervioso de su cuerpo es más dominante.  Al leer el capítulo PERSONALIZANDO LA DIETA 3×1, donde se explica la influencia determinante del sistema nervioso sobre el metabolismo, podrá usted entender que TODO lo que pasa en el metabolismo de su cuerpo lo controla el sistema nervioso autónomo.  Aprenderá usted a saber determinar si el sistema nervioso de su cuerpo es predominantemente EXCITADO o PASIVO para así ajustar su dieta y los suplementos naturales específicos que le harán dormir.  La realidad es que TODOS NO SOMOS IGUALES por lo cual es imposible que exista tal cosa como una “dieta balanceada” o una “dieta ideal” para todos ya que nuestros cuerpos y los factores hereditarios que determinan su tipo de METABOLISMO no son iguales para todos.

En principio lo que se puede hacer para poder lograr una calidad de sueño que le permita al metabolismo de su cuerpo lograr adelgazar o controlar la diabetes es lo siguiente:

  1. Saber si su cuerpo tiene un sistema nervioso PASIVO o EXCITADO para alimentarlo con el tipo de alimento que mejor equilibra y mejora la eficiencia del metabolismo de su cuerpo. Vea el capítulo PERSONALIZANDO LA DIETA 3×1. En MetabolismoTV.com (nuestro canal de videos educacionales en internet) tenemos varios videos cortos que le ayudarán a saber exactamente qué tipo de sistema nervioso es dominante en su cuerpo. Le sugiero que vea el episodio # 199 en MetabolismoTV.com donde explico este importante tema. Si usted no ajusta la selección de los alimentos que escoge para su dieta en base a su propio tipo de sistema nervioso no logrará tranquilizar a su cuerpo para que le permita dormir.
  1. Mejorar el metabolismo HIDRATANDO su cuerpo utilizando la fórmula que toma el peso de su cuerpo en consideración que le recomiendo para calcular cuántos vasos de agua requiere su cuerpo por día en el capítulo MUCHA AZÚCAR Y POCA AGUA. Hidratar el cuerpo reduce la acidez y también reduce el estado de baja oxigenación que tiene su cuerpo lo cual le permite conciliar el sueño además de otros muchos beneficios.
  1. Suplementar su cuerpo con MAGNESIO lo cual es vital no sólo para relajar el sistema nervioso y muscular sino también para reducir la presión arterial y reducir la resistencia a la insulina. Suplementar con magnesio es vital para adelgazar o para controlar la diabetes. Muchos años de búsqueda nos ayudaron a encontrar una forma de magnesio que llamamos MagicMag que es mucho más absorbible que las otras 7 formas que existen.  Lo usamos en una dosis “a tolerancia” que quiere decir que se continua subiendo cada día la dosis del polvo de magnesio MagigMag hasta que se produce una leve diarrea en cuyo punto sabemos que debemos reducir la dosis al tamaño de dosis del día anterior.  Como todos los cuerpos no son iguales es imposible que exista una dosis de magnesio que sea igual para todos. Lo único que sí sabemos es que el magnesio funciona para relajar el cuerpo y permitir que se logre dormir.
  1. En los casos más severos de personas que tienen situaciones en exceso estresantes (de trabajo, financieras, de familia), que no les permiten dormir, añadimos el uso diario de otro suplemento natural llamado Stress Defender.
  1. Algo que es “milagroso para tranquilizar el sistema nervioso”, si usted resulta tener un sistema nervioso EXCITADO y su cuerpo se resiste a dormir, es que usted cada día se prepare 2 jugos frescos de vegetales de 8 onzas (237 ml) con un extractor de jugos y se los tome sin fallar.  Los jugos de vegetales pueden prepararse usando combinaciones de vegetales a los cuales usted les puede extraer el jugo natural con un extractor de jugos.  Puede combinar los vegetales que usted escoja con hojas verdes (lechuga, berro, perejil, otras) y tomar estos jugos.  Si tiene un sistema nervioso EXCITADO, que es la parte del sistema nervioso de su cuerpo que tiende a causar el insomnio y la falta de sueño, usted verá que al tomar estos jugos podrá dormir ya que tienen un efecto muy tranquilizante sobre el sistema nervioso de su cuerpo. Vea el episodio # 210 de MetabolismoTV.com sobre los jugos de vegetales.

Estas acciones anteriores, bien aplicadas de acuerdo al tipo de metabolismo individual de cada persona, siempre funcionan.

Usted definitivamente puede controlar la diabetes.  Pero, sólo lo logrará si toma en consideración los factores que le afectan el METABOLISMO.

 

Sustancias que nos perjudican

La ciencia se supone que esté basada en la VERDAD, y generalmente lo está, pero en algunas ocasiones nos puede traicionar dándonos “una cuchillada por la espalda”.  Hay que saber y es que los científicos pueden equivocarse en sus conclusiones, después de todo son humanos.  Pero, también hay que saber que hay poderosas industrias y grupos comerciales internacionales que tienen fuertes intereses económicos y que no van a permitir que alguien venga a quitarles su pedazo del negocio.  Los que financian a algunos científicos (pagan sueldos, laboratorios, gastos, equipos de investigación, etc.) y a sus estudios clínicos también quieren obtener su tajada por lo cual en ocasiones sólo se publican aquellos “descubrimientos científicos” que convengan a los inversionistas.  Después de todo; “negocio es negocio”.

Ancel_KeysEn el 1980 un científico de nombre Ancel Keys publicó un estudio clínico que se dio a conocer en la primera plana de la revista Time Magazine. (Wikipedia – Ancel Keys, 2013) Este estudio reclamaba que las enfermedades del corazón, la diabetes Tipo 2, la alta presión arterial (hipertensión) y la obesidad eran causadas por demasiada GRASA en nuestra dieta.  La grasa tiene gramo por gramo más calorías que los otros tipos de alimentos por lo cual había que REDUCIR LA GRASA y REDUCIR LAS CALORÍAS.  Sonaba lógico.

Este estudio causó una virazón en la nutrición de los americanos y cambió para siempre a toda la industria de alimentos.  La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de los Estados Unidos inmediatamente implementó una política nacional de nutrición condenando a las dietas ALTAS EN GRASA por la mala salud del país.  Los manufactureros de alimentos empezaron a reducir los gramos de grasa en todos los alimentos que ellos fabricaban.  ¡La grasa se había confirmado ser PEOR QUE EL DIABLO!

En este punto empezó la carrera desenfrenada por desarrollar y promover productos “bajos en grasas”, “libres de grasa”, “light” y “bajos en calorías”.  Claro que para triunfar económicamente los fabricantes de alimentos tienen que producir un producto sabroso que atraiga el paladar de los consumidores.  Si ya no podemos usar la GRASA que es un elemento que añade textura y buen sabor a los alimentos entonces; ¿con QUÉ atraemos el buen gusto por las sabrosuras y la lealtad de los consumidores?  Pues claro, tenemos que añadir AZÚCAR, FRUCTOSA (que recién se estaba introduciendo como una “azúcar natural idéntica a las de las frutas” extraída del maíz) y por su puesto con ALMIDONES (granos, maíz, arroz, papa, etc.).  Después de todo; “negocio es negocio” y tenemos que VENDER para poder pagar las contribuciones y también nuestros gastos y sueldos (el pensamiento que justifica todo esto).

Se debe observar el hecho curioso de que el sobrepeso, la obesidad y la diabetes lo que más tienen en común es que todas estas condiciones aumentaron dramáticamente desde el año 1980 en que Ancel Keys público su estudio hasta el presente. (NCHS Health E-Stat, 2012)         O sea, NUNCA habíamos visto tanta OBESIDAD ni tanta DIABETES como ahora y las proyecciones oficiales son que continuará empeorando.  En otras palabras, ahora comemos menos grasas y sin embargo tenemos mucha más grasa colgando de nuestra cintura y tapando nuestra arterias.

¡SALIÓ EL TIRO POR LA CULATA!

Los resultados del más abarcador estudio sobre la salud de los americanos, NHANES, claramente han venido EMPEORANDO desde el año 1980 justo cuando se implementó está campaña por reducir la GRASA en los alimentos.  Esto de seguro pasó porque al reducir la GRASA para irse “todos en la misma carreta de la BAJA GRASA y BAJAS CALORÍAS” no encontraron otra solución más inteligente, sin perder ventas, que la de entonces montarse todos en “la carreta del AZÚCAR, FRUCTOSA y los ALMIDONES”. (Gross LS, et al., 2004)

Observe que el estudio NHANES de 2009-2010 reporta que el 33.0% de los adultos americanos de 20 años o más están sobrepeso, que el 35.7% están obesos y que el 6.3% están extremadamente obesos.  El total entre sobrepeso, obesidad y obesidad extrema asciende a un 75% de la población o sea, 3 de cada 4 personas.  (NCHS Health E-Stat, 2012)

Sin embargo, la información del estudio NHANES del periodo que empezó justo después del año 1980 cuando se empezó a reducir las grasas por lo cual se aumentó el azúcar, la fructosa y los almidones reflejaba que en el 1980 sólo el 23.0% de la población adulta padecía de obesidad cuando que ahora, y después de reducir el consumo nacional de las grasas y de las calorías, casi un 36% estaban obesos.  La incidencia de sobrepeso y obesidad total en efecto se había DUPLICADO entre el año 1980 y los años 2009-2010.  (NCHS Health E-Stat, 2012)

Recientemente el doctor Robert Lustig, un endocrinólogo pediátrico e investigador de la Universidad de California descubrió y demostró que el científico Ancel Keys que publicó ese estudio que convirtió a la grasa en “un demonio” ESTABA EQUIVOCADO.  Eso ha hecho que la política nutricional nacional pública de la FDA ha estado equivocada por no menos de 33 años.   Gracias al descubrimiento del doctor Ludwig ahora tenemos evidencia de que el contenido de la GRASA en los alimentos realmente no era la causa del problema por lo cual pasamos de “malo a peor” al permitir que la industria empezará a reducir la GRASA sustituyéndola con AZÚCAR, FRUCTOSA y ALMIDONES (carbohidratos refinados).  Si usted lee y entiende inglés sepa que el doctor Lustig tiene un libro fascinante sobre el tema. (Robert H. Lustig, MD, 2013)  Su video que es en inglés en YouTube, “Sugar: The Bitter Truth” (Azúcar: La Verdad Amarga) lo han visto más de 4 millones de personas. (Robert Lustig, MD – Video, 2009)  El mensaje del doctor Robert Lustig ha sido una verdadera pesadilla para los fabricantes de cereales y de alimentos a base de  almidones, azúcar o fructosa.

PODEROSAS ADDICCIONES A LOS CARBOHIDRATOS

La carrera por reducir la grasa y las calorías fue la que empezó y luego resultó en la epidemia de obesidad y diabetes que hemos tenido desde 1980.  Las estadísticas de obesidad y diabetes empeoraron progresivamente y se hicieron cada vez más funestas cuando los fabricantes de alimentos ajustaron todas sus formulaciones y recetas para ajustarse a la nueva norma de BAJA GRASA y BAJAS CALORÍAS.    Algo que ciertamente no tomaron en consideración es que el azúcar y los carbohidratos refinados (almidones, cereales, arroz) SON ADICTIVOS por lo cual reducimos la grasa y aumentamos la sustancia más adictiva de uso común que existe, el AZÚCAR.  Un estudio reciente demostró que el azúcar tiene un efecto adictivo en los centros de placer del cerebro más fuerte que la cocaína.  (Avena NM, et al., 2008) Observe que cuando su cuerpo le pide a usted algo NUNCA le pide vegetales, ni ensalada, ni carne, ni grasa.  Sea honesto con usted mismo y dese cuenta que su cuerpo solamente pide CARBOHIDRATOS REFINADOS Y AZÚCAR.  Esas filas interminables en las tiendas de donas Krispy Kream® que abren 24 horas al día no son por otra causa que la ADDICCIÓN a los carbohidratos. La gente sale de ellas con cajas de donas azucaradas hechas con harina de trigo que fueron fritas en grasa.   En realidad si usted mira bien tal parece que es la caja de donas la que lleva a la persona en vez de la persona a la caja de donas.  ¡HUM, QUE SABROSAS SON ESAS DONAS!  ¡NO ME PUEDO COMER SÓLO UNA!  (Donas Krispy Kream, 2013)

En los centros NaturalSlim hemos tenido que desarrollar un programa de DETOX NATURAL con suplementos especiales para desintoxicar a las personas por 2 días antes de poderlos ayudar porque en realidad NO SE PUEDEN CONTROLAR.  Nos llegan adictos de todos tipos: de dulces, de Coca-Cola, de chocolates, de donas, de pan, de arroz, de jugos de frutas dulces, de leche con chocolate y algunos que están adictos a todos los carbohidratos refinados.  Es interesante porque las personas no se dan cuenta del poder adictivo de los carbohidratos refinados hasta que es muy tarde y ya están atrapados.   Si no tuviéramos nuestro programa de desintoxicación para ayudar a una persona a ROMPER SU ADICCIÓN antes de empezar a enseñarle como restaurar su metabolismo simplemente no tendríamos éxito ni lograríamos los resultados que logramos a diario con los diabéticos obesos que nos visitan.

Es difícil o imposible trabajar con adictos porque la adicción puede más que la persona y no se resuelve con “fuera de voluntad” porque una adicción es un problema que envuelve al sistema hormonal y nervioso del cuerpo de una persona. Haciendo investigación sobre las adicciones descubrí que tomaba un mínimo de 2 días de una dieta especial más el uso de suplementos naturales que calman el sistema nervioso y el sistema hormonal para devolverle a una persona el verdadero CONTROL DE SU CUERPO.  Mientras el cuerpo continúe con fuertes antojos de chocolates, refrescos, jugos, azúcar u otros no hay esperanza para la persona porque tarde o temprano cederá a las demandas de su cuerpo y perderá el control de su cuerpo.  Aquí tenemos que darnos cuenta de que todos nosotros somos SERES ESPIRITUALES que tenemos un CUERPO.  Ninguno de nosotros es su cuerpo, ni su cuerpo es usted.  Su cuerpo no tiene ideas, ni opiniones, ni actitudes, ni aspiraciones, ni personalidad.  Con su cuerpo no se puede razonar, cuando quiere dulces pues ¡quiere dulces!.  Es simple, o usted domina su cuerpo o su cuerpo lo domina a usted.

El cuerpo humano es REACTIVO, no piensa ni decide, sólo se acostumbra a algo (dulces, harinas, arroz, jugos dulces, chocolates, café) y luego continua EXIGIÉNDOLO para siempre.  Le doy un ejemplo.  Todas más mañanas por años yo me tomaba un café, uno sólo, era parte de mi rutina diaria y lo disfrutaba.  Durante el día en alguna ocasión especial, si tenía alguna visita, pudiera ser que me tomara otro café para compartir con alguien pero no era lo usual, con un solo café me bastaba para empezar el día.  Como yo trabajo con el METABOLISMO se supone que yo no me ponga gordo, sería un mal ejemplo.  Poco a poco empecé a observar que mi cuerpo estaba desarrollando una barriga que ya me empezaba a dificultar el cerrar el pantalón.

La investigación sobre el metabolismo me ha demostrado que cuando existe algún alimento o sustancia al que el cuerpo esté reaccionando hormonalmente (lo que llamamos una “intolerancia del cuerpo”) se produce tanto un exceso de glucosa como un exceso de insulina lo cual causa la llamada “resistencia a la insulina” que desarrolla en el cuerpo una barriga y un “hígado graso”.  Este tema lo verá más ampliamente explicado en el capítulo CUANDO LA GLUCOSA SE RESISTE A BAJAR.  Pero en fin, algo me estaba causando una reacción al cuerpo que me estaba creando una barriga y un hígado graso.  Alguna sustancia o alimento de los que estaba comiendo me lo estaba causando.  Tenía que encontrar cual era la sustancia o alimento infractora que me estaba engordando.

Bueno, la encontré cuando me di cuenta de que mi cuerpo me había empezado a pedir otro café por las tardes y ya se me estaba haciendo costumbre y necesidad el tomarme ese segundo café.  Ya se me había convertido en una NECESIDAD IMPERIOSA (se llama una ADICCIÓN).  Pensé “debe ser el café” porque es lo único que mi cuerpo me está pidiendo más a menudo.  Yo practico como “estilo de vida” una Dieta 3×1 muy parecida a la que recomiendo en este libro. El aumento en grasa de mi abdomen no podía ser por la dieta porque en ella no había nada nuevo, lo único que el cuerpo me estaba ahora pidiendo más a menudo era el café.  Bueno, con dolor en el alma decidí eliminar el café a ver si bajaba mi barriga.  Pensaba que un Frank Suárez gordo era lo menos que se necesita.  Dar ejemplo es importante.

Le cuento que descubrí que el café definitivamente se había vuelto una ADICCIÓN para mi cuerpo.  Al dejar de tomarlo estuve 2 días pasando a través de dolores de cabeza, no fue fácil. Pero en 2 semanas de no tomar café, ¡mi barriga desapareció!  Ya los pantalones me cierran cómodamente.  Ahora acompaño a mi esposa con un té verde por las mañanas.  El café no tiene nada malo para muchas personas.  De hecho algunos estudios recomiendan el consumo de café para los diabéticos. Otros estudios reflejan que el café puede subir los niveles de insulina en ayuno y como la insulina es la que engorda mientras más halla de ella más crecerá la barriga. (van Dam RM, et al., 2004)  Algo que le enseñó en este libro es a usted detectar que alimentos le pueden estar descontrolando la diabetes porque se han convertido en INTOLERANCIAS de su cuerpo.  Todos no somos iguales por lo cual lo que le causa una reacción desfavorable a su cuerpo no tiene que causársela a otra persona.  El punto es que hay que reconocer que el cuerpo desarrolla ADICCIONES a sustancias comunes (principalmente carbohidratos) tales como el azúcar, el pan, las harinas, los chocolates, a los dulces e inclusive al café.  Para controlar la diabetes USTED TIENE QUE ESTAR EN CONTROL DE SU CUERPO y no puede permitir que sea su cuerpo el que le dé órdenes a usted. Entre USTED y el CUERPO hay que establecer quién manda a quien.

Tenemos cantidad de diabéticos obesos que fueron autorizados por sus médicos a participar del programa NaturalSlim que nos confiesan que antes de haber desintoxicado a sus cuerpos de la adicción a los carbohidratos y azúcares se escondían para poder hacer sus fechorías comiendo golosinas, dulces, postres o chocolates sin que su pareja o familiares lo notaran.  Esto aunque la ropa les traicionaba porque cada día les lucía más apretada y peor mientras continuaban ganando peso y sin control de su adicción.  La diabetes no se puede controlar si usted no controla su cuerpo y su cuerpo lo controla a usted con la adicción a carbohidratos o azúcares.

Tan reciente como el 3 de febrero de 2014 el Jornal de la Asociación Médica Americana publicó los resultados del estudio más grande en su clase que jamás se ha publicado en la historia de la medicina.    Este estudio reveló que los adultos que consumen la mayor cantidad de AZÚCAR tienen casi 3 veces el riesgo mayor de morir prematuramente por ataque al corazón.

Este reporté emanó del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades corrobora la advertencia que se ha venido haciendo sobre el consumo de azúcar y almidones que resultan en las subidas de glucosa por arriba del punto de peligro que es de 130 mg/dl.  (Yang Q, et al., 2014)  Este estudio concluyó que el consumo de azúcar había aumentado un promedio de un 10% entre los adultos de Estados Unidos y que eso tenía una relación directa con las enfermedades cardiovasculares y ataques al corazón.

Algo que hay que entender es que los almidones SON AZÚCARES por definición aunque para efectos de este estudio a los almidones no se les denominó como “azúcar” piense por un momento: ¿de que serviría esa dona de Krispy Kream® sin su azúcar?. Los almidones, todos, se convierten en GLUCOSA (azúcar de la sangre) y para colmo saben mejor y se venden mejor cuando a la receta se le añade AZÚCAR o FRUCTOSA.

JARABE DE MAÍZ DE ALTA FRUCTOSA

Los americanos consumen más de 70 libras (32 Kgs) de azúcar por año y esos cálculos no incluyen el consumo de FRUCTOSA en forma de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF).  El JMAF es un edulcorante líquido creado a partir del almidón del maíz. De este “jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF)” los americanos consumieron un promedio de otras 62 libras (28,4 kg ) por año según las estadísticas del 2009.  El jarabe de maíz es citado por muchos nutricionistas como causa de la obesidad y está relacionado con muchos problemas de diabetes tipo 2.   La gran mayoría de los “jugos naturales” que venden en los supermercados y los jugos de frutas que los padres ponen en las meriendas de sus niños están endulzados con el jarabe de maíz de alta fructosa que en ingles se conoce como “HFCS” (High Fructose Corn Syrup) según usted verá en las etiquetas.

Hablemos ahora con más detalle específicos sobre la FRUCTOSA.  Pero poniendo sobre la mesa la VERDAD que la industria alimenticia no quiere que se sepa. Vea y evalúe por usted mismo o misma estos datos que están avalados por estudios de nuestras mejores universidades y centros de investigación pero que tanto la industria de alimentos procesados como los las organizaciones que se supone vele por la salud de los diabéticos “esconden bajo la alfombra”.  Los médicos que son los que están a diario teniendo que confrontar al paciente diabético que continúa empeorando y complicándose en sus condiciones de salud NO TIENE ACCESO a estos estudios porque las industrias alimenticias, las farmacéuticas y los otros poderes económicos no se los quieren enseñar ni llamar la atención hacia ellos ya que les reduciría las ventas de sus MEDICAMENTOS si los médicos empezaran a educar a sus pacientes con esta información.

Hay investigaciones científicas que indican que la fructosa es mucho más dañina que el azúcar común.  El aumento en el consumo nacional e internacional de la fructosa corresponde con exactitud al aumento internacional en la obesidad y en la diabetes.  El único órgano del cuerpo que puede usar la fructosa es el HÍGADO, el cual convierte la fructosa a ÁCIDO ÚRICO que es la causa de artritis, gota, triglicéridos (grasa) y de una serie de otras sustancias inflamatorias que empiezan a dañar las paredes de las arterias y los riñones.   Investigadores en la Universidad de Duke de Carolina del Norte descubrieron que el consumo de fructosa es la causa principal del “hígado graso” que luego crea la “resistencia a la insulina” que finalmente termina en un paciente que tiene que INYECTARSE INSULINA y se convertirá en cliente permanente de uno de los únicos 3 productores de insulina del mundo (Eli Lilly, Novo Nordisk y Sanofi-Aventis).

Empecemos por decir que los laboratorios que utilizan ratas para hacer experimentos cuando necesitan crear un grupo de ratas con diabetes para su investigación han descubierto que sólo tienen que alimentarlas con altas dosis de FRUCTOSA por unas 3 semanas y las ratas no fallarán en volverse “ratas diabéticas” por su consumo de fructosa.  (Wilson RD1, Islam MS., 2012)   (Patel J, et al., 2009)   ¿No le parece que eso que les pasa a las ratas que se vuelven diabéticas al consumir fructosa no le dice algo sobre el efecto de la fructosa en su cuerpo?

Por ejemplo, si usted toma 2 grupos de ratas para experimentación y alimenta a un grupo con fructosa y al otro grupo con algún almidón (harina, arroz, papa, etc.), pero asegurándose de que ambos grupos consuman la misma cantidad de calorías, verá que el grupo de ratas que alimentó con fructosa desarrollan el síndrome metabólico (resistencia a la insulina, obesidad abdominal, altos triglicéridos e hipertensión) y pre-diabetes o diabetes mientras que las ratas que consumen los almidones solamente engordan.  La “resistencia a la insulina”, la subida en la presión arterial, el hígado graso no se crean en el grupo que consume sólo almidones pero no fallan en crearse en el grupo que consume FRUCTOSA.

Hay estudios clínicos que reflejan que la fructosa causa “hígado graso”, inflamación, obesidad y resistencia a la insulina. (Lim, J. S. et al., 2010)  (Tappy L, Lê KA., 2010)

Otros estudios que prueban que los triglicéridos altos y la “resistencia a la insulina” que muchas veces fuerza a un médico a recetar insulina inyectada para sus pacientes son producidos por el consumo de fructosa.  (Basciano H., et al., 2005)  Otros que concluyen que el llamado “síndrome metabólico” (la combinación de “resistencia a la insulina”, obesidad abdominal, altos triglicéridos y alta presión) son, nuevamente, causados por la fructosa y el “jarabe de maíz de alta fructosa”. (Nakagawa T, et al., 2006)  (Ishimoto T, et al., 2012) (Caton PW, et al., 2011)  Otros estudios demuestran que el consumo de bebidas endulzadas con fructosa o con el famoso “jarabe de maíz de alta fructosa” (JMAF) están causando diabetes. (Koning L, et al., 2011) (Gross LS, et al., 2004)  Inclusive otros estudios muestran que la fructosa se convierte en ácido úrico y que es la causa de condiciones artríticas como la llamada “gota” (inflamación en las articulaciones, tejidos blandos y riñones). (Liu WC, et al., 2012) (Wang DD, 2012)  Hasta hay estudios que demuestran que reducir el consume de fructosa le baja la presión arterial a los pacientes renales (problemas con los riñones).  (Brymora A, et al., 2012)  Además la fructosa ha sido asociada a daños a los riñones en más de un estudio. (Johnson RJ, et al., 2010) (Cirillo P, et al., 2009) (Choi M. E., 2009)  Como si todo esto fueran pocas malas noticias sobre el uso del “jarabe de maíz de alta fructosa” (JMAF) también se descubrió que el uso habitual de la fructosa puede causar demencia o la enfermedad de alzhéimer. (Stephan BCM., et al., 2010)

Ahora, pregúntese usted: ¿Si todos estos estudios clínicos demuestran que el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) es tan perjudicial a los pacientes cómo es posible que se les estén recomendando a los diabéticos que consuman productos endulzados con JMAF tales como jugos de frutas, galletitas, yogurt,  kétchup, jaleas, panes, barras de cereales, pastas enlatadas, vegetales enlatados, aderezos de ensaladas y frutas enlatadas entre otros cientos de productos más?    Si usted va a una feria de diabéticos de las que se celebran en todos los países cada año en el mes de noviembre (mes internacional de la diabetes) verá docenas de compañías que ofrecen productos “diabetic friendly” (aptos para diabéticos) que son endulzados con fructosa en forma de JMAF.  Inclusive se les ha llegado a decir a los diabéticos que la fructosa es mejor para endulzar su café porque como es un “azúcar natural de las frutas” hace menos dañó que otros edulcorantes.  Pero un diabético que desconoce esta información o unos familiares que le cuidan que también la desconocen solamente pueden cometer errores de juicio ante la propaganda, mercadeo y publicidad de estas compañías que venden productos “aptos para diabéticos”.

Los pacientes diabéticos y sus familiares que les cuidan NO SABEN que la fructosa es dañina para su salud y sin embargo les promueven esos productos porque son “libres de grasa”, “libres de azúcar” (porque no consideran a la fructosa como “azúcar”) y “bajos en calorías”.  ¡A LOS DIABETICOS LOS ESTÁN MATANDO!   Al no explicarles esta información que descubrieron los mejores científicos del mundo mantienen a los diabéticos en un mal estado de salud simplemente porque LOS DIABETICOS SON UN NEGOCIO.   Un diabético sano que controle su glucosa con una dieta baja en carbohidratos, como la Dieta 3×1 de este libro y que no necesite medicamentos para la alta presión, triglicéridos, colesterol, insomnio, depresión o insulina no produce dinero para las farmacéuticas.

La fructosa es un azúcar que de forma natural se encuentra en las frutas y también se usa como endulzador industrial.  En los Estados Unidos y en países influenciados por la cultura de “alimentos procesados” de los americanos como México el JMAF está donde quiera y se usa en todo tipo de productos alimenticios, jugos, alimentos para niños, para envejecientes y para mil aplicaciones.  El uso de la fructosa como edulcorante se ha empezado a reconocer ampliamente como la causa de la epidemia de obesidad, de la diabetes, de la alta presión, de la “resistencia a la insulina”, del “hígado graso” y más recientemente como la causa de daños a los riñones.  Por su puesto, esta información está siendo SUPRIMIDA por los que tienen intereses económicos y es parte de la CONFUSIÓN GENERAL que existe en el tema de la diabetes donde salen unos estudios que dicen la VERDAD y a los pocos meses salen otros estudios que LOS CONTRADICEN que están financiados por los grandes intereses.  Cuando usted tiene a dos expertos reconocidos con credenciales que están contradiciéndose el uno al otro lo único que se crea es una CONFUSIÓN.  Ese más o menos es el estado del “negocio de la diabetes” donde el paciente anda de mala en peor y sus familiares acarrean con él o ella mientras que su médico recibe de las farmacéuticas sólo aquellas informaciones que favorezcan la MEDICACIÓN de los pacientes.

LOS MÉDICOS HACEN LO MEJOR QUE PUEDEN

Los médicos están teniendo que tratar de ayudar a sus pacientes diabéticos solamente con sus evaluaciones de los análisis de laboratorios y con la libreta de recetas en la mano para recetarles algún medicamento nuevo o para aumentares las dosis de los medicamentos que actualmente utiliza el paciente.  Todo esto resulta en más MEDICACIÓN y menos educación y menos control para el paciente.  Sólo las farmacéuticas se benefician.  Por ejemplo, las ventas de insulina inyecta a nivel internacional están experimentando su crecimiento histórico más espectacular. La compañía farmacéutica Eli Lilly, que es una de los 3 únicos fabricantes de insulina del mundo, acaba de anunciar que aumentará su producción de insulina en un 400% a nivel mundial.  (Indystar, 2013)  O sea, a los que venden medicamentos les va muy bien.  Mientras los diabéticos y sus familiares que les cuidan continúen ignorando cómo controlar la diabetes los únicos ganadores son las farmacéuticas.  Los médicos solamente trabajan más horas porque tienen cada vez más pacientes diabéticos con complicaciones de salud y cada día cobran menos por sus consultas.  Nuestros médicos no tienen más herramientas que sus conocimientos y su libreta de recetas y sin embargo se les exige que mejoren la salud de los pacientes con un presupuesto limitado que cada vez se les reduce más y más.  Para colmo tienen la posibilidad de amenazas legales de negligencia médica (“medical malpractice”) sobre sus cabezas por atreverse a practicar la medicina en un ambiente donde la información que se le ofrece a los pacientes es totalmente ERRONEA por lo cual sólo se perpetúan los síntomas y las complicaciones de salud que promueven la MEDICACIÓN.

La lógica nos dice que mientras menos se entienda la diabetes menos se podrá controlar. Que mientras menos se pueda controlar más habrá que medicarla.  Que mientras más se medique a los pacientes de diabetes mayores ganancias tendrán las farmacéuticas. ¿Habrá entonces algún real interés en “educar a los pacientes” sabiendo que si se educan con la VERDAD se les acaba el negocio a las farmacéuticas y también a las grandes compañías manufactureras de alimentos que están compuestos fabricados usando carbohidratos, azúcar, almidones y fructosa?   NO, parece que “negocio es negocio”.

La palabra “doctor” viene del antiguo latín “docere” que quiere decir “el que enseña”.  Pero nuestros médicos no pueden enseñar a sus pacientes porque ellos mismos hasta ahora desconocen cómo RESTAURAR EL METABOLISMO puede ayudar a los pacientes diabéticos a depender mucho menos de los medicamentos y a evitar las complicaciones de salud.   Por otro lado el sistema médico en general, las compañías de seguros de planes médicos y las múltiples exigencias legales y laborales a las que les obliga su práctica médica deja a los médicos sin el tiempo para emplear los cientos o miles de horas que un investigador independiente “no certificado” como yo he invertido para lograr entender toda esta montaña de CONFUSIÓN, CONTRADICCIONES e INTERESES ECONÓMICOS CRUZADOS que llamamos LA DIABETES.

Como hemos visto el control en el consumo de los carbohidratos, almidones y azúcares es lo que determina si se logrará controlar o no tanto la obesidad como la diabetes.  Los tipos de comidas que más obesidad y descontrol en la diabetes causan son los carbohidratos particularmente aquellos que se digieren muy rápidamente. Los carbohidratos en forma líquida (cerveza, jugos de frutas y sodas) tienen un impacto rápido en los niveles de glucosa de la sangre porque no contienen la fibra (como los vegetales) que retarda la absorción. (Schulze MB, et al., 2004)   Por ejemplo, los carbohidratos naturales como decir las hojas de espinaca o lechuga tienen un bajo contenido de fructosa que está entremezclado con un alto contenido de fibra y por tal razón toman mucho más tiempo para digerirse y no causan aumentos notables en la glucosa de un diabético.

Algunos expertos en nutrición y médicos han notado que al consumir fructosa los diabéticos no parecen aumentar la glucosa de su sangre en gran medida por lo cual recomiendan a los diabéticos que en vez de azúcar común utilicen fructosa en polvo que se le ha extraído al maíz para endulzar.  Los naturistas también recomiendan mucho la fructosa.  ¡ESTO ES UN ERROR!  La fructosa no sube la glucosa de la sangre de forma notable lo cual la hace aparentar como un “azúcar saludable para los diabéticos” pero la verdad es que la fructosa, distinto a lo que es al azúcar común, se metaboliza principalmente en el HÍGADO y crea GRASA en el hígado creando en el diabético y en el obeso un “hígado graso”.  El hígado graso es la causa principal de la resistencia a la insulina que muchas veces obliga a los médicos a recetarle insulina inyectada  a su paciente diabético.

La próxima vez que usted vaya a un supermercado haga el experimento de observar las etiquetas de los contenidos de los alimentos y le garantizo que se sorprenderá de descubrir que este jarabe de maíz de alta fructosa ha sido incorporado a un gran número de los alimentos como jugos “naturales” de frutas, yogurt, postres, bebidas de proteína para diabéticos, dulces regulares y para diabéticos, barras de proteína, galletitas para diabéticos, kétchup, condimentos, salsas para pastas, sopas, embutidos, helados, alimentos congelados y cientos más.  Inclusive hasta los medicamentos para los diabéticos y jarabes para la tos y para la congestión nasal los endulzan con fructosa. El jarabe de maíz de alta fructosa (“High Fructose Corn Syrop” o HFCS) está casi donde quiera, se ha infiltrado en casi todos los tipos de alimentos y eso se debe a que es mucho más barato de producir que el azúcar regular.

La razón para que le hayan recomendado a los diabéticos que “coman frutas” y que endulcen con fructosa es la misma, la fructosa no tiene un efecto inmediato en aumentar la glucosa en la sangre ni en causar aumentos en la producción de insulina.  Pero la palabra clave aquí es la palabra “inmediato” ya que la fructosa tiene cantidad de efectos dañinos y peligrosos a largo plazo. (Battle J. P.et al., 2000)  Son de esos efectos que ocurren silenciosamente como el que le clava un puñal a usted por la espalda. Hay cada vez más evidencia científica y de estudios clínicos que indican que la fructosa le engorda más que ningún otro tipo de azúcar (Elliott et al. , 2002), le aumenta la presión arterial, le obliga a producir más triglicéridos, afecta el corazón, le sube el ácido úrico que es causa de la alta presión arterial más causa de la condición llamada “gota”, le causa una inflamación general, le descontrola la diabetes creándole un “hígado graso” lo cual le aumenta la resistencia a la insulina y también le daña los riñones (Johnson R.J., et al., 2007) (Gersch MS, 2007).

El libro del doctor Richard J. Johnson titulado “The Sugar Fix” le dejaría perplejo al conocer los verdaderos efectos dañinos de la fructosa en su cuerpo.  El doctor Johnson, quien se especializa en hipertensión y problemas de los riñones, las 2 condiciones que más afectan a los diabéticos, le abrirá los ojos aún más sobre la fructosa.  En su libro el doctor Johnson lista estudios clínicos tras estudios clínicos que evidencian los daños e inflamación generalizada que produce la fructosa.  Por su puesto, nada de eso se lo van a comunicar a usted los fabricantes de refrescos ni los de los de los “jugos de frutas naturales” (endulzados con fructosa como verá en la etiqueta).  Hay cientos de alimentos que se endulzan con fructosa.  De hecho, a veces da trabajo encontrar alimentos en el supermercado que no estén endulzados con el omnipresente (que está donde quiera) jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS en inglés).  Le toca a usted crear conciencia para protegerse usted y proteger a los suyos.

El azúcar común (sucrosa) cuesta por lo menos 3 veces más que el “jarabe de maíz de alta fructosa” (JMAF).  Además la fructosa del JMAF es aproximadamente 20% más dulce que el azúcar por lo cual se necesita menos cantidad para lograr el mismo nivel de dulzura.  Por esta razón de que la fructosa es mucho más barata que el azúcar común es que todos los fabricantes la utilizan para endulzar.  En el 1980, cuando se culpó a las grasas por los problemas del corazón, dándole inicio a la era de los productos “bajos en grasa” o “libres de grasa” (“sugar-free”), se crearon cientos de nuevos productos bajos en grasa que hubieran sabido a cartón o aserrín a menos que se les añadiera azúcar.  Como usted sabe la grasa imparte buen sabor.  Los fabricantes de alimentos procesados resolvieron su problema echándole la fructosa en forma de JMAF para hacer que estos productos fueran más atractivos al paladar.  Desde ese punto tanto la obesidad como la diabetes se dispararon a niveles epidémicos sin igual.  Esa no fue una movida inteligente la de substituir la grasa por azúcar. (NCHS Health E-Stat, 2012)

La mayor cantidad de “jarabe de maíz de alta fructosa” (JMAF en español, HFCS en inglés) se consume en los refrescos como Coca-Cola, Pepsi-Cola y otros tipos de colas que se endulzan con fructosa. La industria de refrescos es el usuario más grande del “jarabe de maíz de alta fructosa”.  Si luego usted decide evitar el JMAF y por eso decide usar la versión “de dieta” de estos refrescos entonces estará expuesto o expuesta a un edulcorante (sustituto del azúcar) llamado aspartame que es una sustancia que le para el metabolismo según hemos visto en los centros NaturalSlim.  Le recomiendo que tome AGUA, le irá muy bien.

ALGUNA FRUCTOSA NO ESTARÍA MAL

Aunque la fructosa en altas cantidades, tal como se usa en los refrescos o para endulzar los jugos de fruta, es muy dañina según usted ha podido ver no vamos a caer en el extremo ilógico de confundir a la fructosa con algún veneno o tóxico conocido tal como lo son los metales aluminio y mercurio que necesitan evitarse en cualquier dosis por pequeña que sea.  La fructosa puede convertirse en un veneno o tóxico para su cuerpo solamente si usted la abusa.

La fructosa es parte de los vegetales y también de las frutas.  En general podría decirse que los vegetales contienen muy poca fructosa y que las frutas contienen bastante más cantidad. Un diabético que tenga su glucosa controlada (nivel de 70 mg/dl a 130 mg/dl la mayoría del tiempo) puede disfrutar de una fruta periódicamente sin que la fructosa necesariamente le haga daño.  Todo es cuestión de CANTIDADES, la fructosa en pequeñas cantidades, como pasa con los vegetales, no puede llegar a ser dañina.  Ojalá los diabéticos, todos, consumieran más vegetales porque definitivamente les ayudaría en su control de la diabetes.

Las frutas que son más bajas en fructosa son las frutas como las fresas y las manzanas.  Si usted tiene su diabetes controlada usando la Dieta 3×1 y tomándose la cantidad de agua que merece tener su cuerpo cada día es posible que note que su cuerpo pueda tolerar algún consumo de frutas periódicamente sin subirle la glucosa en exceso ni engordarle demasiado.  Siempre verifique con su glucómetro para ver cómo se comportan sus niveles de glucosa pospandrial (2 horas después de haber comido) después de haber comida alguna fruta.  Trate de evitar las frutas más dulces tales como mango, piña y guineo (en otros países se le llama plátano, banana, banano, cambur).

O sea, tampoco vamos ahora a empezar una campaña desenfrenada e ilógica de eliminar todo lo que tenga fructosa porque no es necesario.  Son los excesos los que hacen daño y eso es lo que tenemos que evitar, los excesos.

LA FRUCTOSA ES FRUCTOSA

La fructosa es parte esencial de todas las plantas, vegetales y frutas. Entonces, existen distintos tipos de fuente de fructosa que debe conocer.  Algunos de ellos se están vendiendo como “alternativa saludable para los diabéticos” reclamando todo tipo de ventajas que hace a ese tipo de fructosa más saludable que el azúcar.  Los que venden estos productos a base de fructosa dependen de su ignorancia en el tema.  En cuanto al tema de la fructosa yo puedo decirle que sin considerar de qué tipo de planta proviene (maíz, frutas, etc.) LA FRUCTOSA ES FRUCTOSA.  O sea, no se coma el cuento de que la fructosa de cierta fuente es mejor que las otras fructosas o mejor que el azúcar.  El mercadeo es tan fuerte por la motivación del dinero que puede usted llegar a oír reclamos descabellados como decir que tal o más cual fructosa se extrae de la “planta sagrada del Amazonas” o de algún otro reclamo de mercadeo para hacer que usted les compre su fructosa.   Vea aquí algunos ejemplos:

AGAVE: El agave es un jarabe de fructosa que se extrae de la planta del género agave (del griego Agavos, “noble” o “admirable). El agave es parte de un género de plantas antiquísimas que en los distintos países se conocen como agave, pita, maguey, cabuya, fique o mezcal. El centro de origen del agave y sus más importante productores mundiales están en México.  Del agave en México se fabrica los licores preferidos de los adultos mexicanos, el tequila y el mezcal.  La VERDAD es que el “néctar de agave” (“néctar” es una palabra de mercadeo) que a usted se le ofrece como una forma de fructosa “natural”, que supuestamente es mejor que otras formas de azúcar, es una MENTIRA.  El jarabe de agave es solamente otra forma de “jarabe de alta fructosa” que ha sido adornado con atributos que no tiene.  De hecho, el proceso industrial que se usa para procesar el jarabe de agave no tiene nada de “natural”.  (Zuñiga, 1998)   Para colmo el agave pierde todos sus nutrientes en el proceso de extracción y termina teniendo entre un 55% a un 97% de fructosa pura.  Observe que el “jarabe de maíz de alta fructosa” JMAF sólo tiene 55% de fructosa pero el agave, que es más procesado, puede llegar hasta 97% en su concentración de fructosa.  En efecto el agave es bastante más dañino que el JMAF por su contenido aún más concentrado de fructosa.  (Weston A. Price Foundation, 2013)

Las ventas del sirope de agave se han extendido desde las tiendas naturistas hasta los supermercados y tiendas de alimentos comunes reemplazando a la miel y a otras azúcares.  La gente realmente se ha tragado la publicidad que promueve el agave como “una alternativa más saludable que el azúcar o la miel”.  El tema de que el agave es saludable es todo una mentira, la doctora Ingrid Kohlstadt del Colegio de Nutrición Americana y quien es miembro de la facultad de la Escuela de Salud Pública de Johns Hopkins lo resume diciendo “el agave es casi todo fructosa, es un azúcar altamente procesada que goza de un gran mercadeo”.   No se deje engañar, el agave no es recomendable ni para los diabéticos ni para nadie.

NECTAR DE COCO: Algo relativamente nuevo en el campo del mercadeo es el “néctar de coco” que no es otra cosa que la fructosa que se le extrae a las flores de la palma de coco cuando germinan.  Es pura fructosa con una potencia parecida al “jarabe de maíz de alta fructosa” pero tratarán de vendérsela como algo exótico.  Para mercadear esta fructosa han inventado hasta historias de que Mahatma Gandhi, el legendario líder de la India, acostumbraba a consumir el “néctar de coco”.  Es verdad que el aceite de coco tiene propiedades muy recomendables para los diabéticos pero la fructosa del coco es solamente otro tipo de fructosa que estarán tratando de venderle.

MIEL: La miel es un fluido dulce que se utiliza desde la época de las pirámides de Egipto.  Es creada por las abejas que extraen el néctar de las plantas y flores.  La miel resulta ser mejor alternativa que la fructosa o el agave.  (Shambaugh P, 1990 )  Inclusive se ha visto que en los diabéticos la miel, usada en pequeñas cantidades, puede ser de beneficio.  (Omotayo O Erejuwa, 2014)  El contenido de fructosa de la miel fluctúa entre 28% y 44% lo cual quiere decir que la miel contiene bastante menos fructosa que el “jarabe de maíz de fructosa” que contiene un 55% en fructosa o inclusive que el agave que puede llegar a contener hasta un 97% de fructosa.

En efecto se ha visto que la miel puede tener un efecto terapéutico en los diabéticos porque la miel contiene otras sustancias antibacteriales que ayudan al intestino y al hígado de un diabético. La miel de hecho está compuesta muy distinta a la fructosa en el sentido de que es una mezcla más balanceada de distintos tipos de azúcares como verá en esta tabla:

CONTENIDO PROMEDIO DE LA MIEL
Agua 18%
Fructosa 38%
Glucosa 31%
Maltosa 7%
Sacarosa 1%
Minerales 1%

Ha habido estudios clínicos que favorecen la miel, después de compararla contra la fructosa y la azúcar común (sacarosa), para el control de la diabetes.  (Erejuwa OO, et al., 2012)

Un punto importante es que debe saber que sea como sea, la miel es un carbohidrato y su uso debe mantenerse controlado.  O sea, no es cuestión de ahora empezar a echarle miel a todo lo que coma. Si usted padece de obesidad abdominal (barriga) lo cual indica que su cuerpo padece de “resistencia a la insulina” debe restringir el uso de la miel a muy pequeñas cantidades porque definitivamente la miel puede ser saludable pero no le ayudará a adelgazar.  Hay que lograr reducir esa barriga porque al hacerlo usted está permitiendo que su hígado se limpie de grasa lo mcual a su vez reduce la resistencia a la insulina y le ayuda a controlar la diabetes.

La última nota sobre el tema de la miel es que debe tratar de comprar miel en su estado más natural posible.  O sea, la miel que usted compra en el supermercado o en las tiendas de alimentos muchas veces ha sido “pasteurizada” lo cual presupone que se hirvió a altísimas temperaturas.  El calor en exceso destruye parte de las buenas propiedades de la miel por lo cual le conviene adquirir miel que sea más natural tal y como la vendían en los mercados de antaño cuando los agricultores traían la miel de sus colmenas.   Mientras más natural y menos procesada sea la miel mejor.

EL EDULCORANTE ARTIFICIAL ASPARTAME

La gran mayoría de los refrescos “DIET” (de dieta) se endulzan con ASPARTAME.  Se vende también como edulcorante para uso casero o en los restaurantes bajo las marcas NutraSweet o Equal.  Este edulcorante (sustituto del azúcar) causa más del 75% de todos los reportes anuales de “reacciones adversas” que se reciben en la agencia reguladora FDA de los Estados Unidos.  Muchas de estas reacciones al aspartame son muy serias incluyendo casos de ataques de convulsiones que causan la muerte.  Otras manifestaciones de “efectos adversos” del aspartame traen migrañas, dolores de cabeza, mareos, convulsiones, adormecimiento de las extremidades, aumento de peso, sarpullido, depresión, fatiga, irritabilidad, taquicardia (latinos acelerados y desiguales del corazón), insomnio, problemas con la visión, pérdida de la audición, palpitaciones del corazón, dificultades respirando, ataques de ansiedad, pérdida del sabor, vértigo, pérdida de memoria y dolores en las coyunturas.  Todavía el aspartame continúa utilizándose en el mercado como si nada pasara.  Se llama “poder económico”.

Para los diabéticos o sus familiares que son tomadores de “refrescos de dieta” deben saber que tomar refrescos de dieta les ENGORDA. (Nettleton JA, 2009)  Hubo otro estudio el que participó la doctora Helen Hazuda del Centro para la Ciencia de la Salud de la Escuela de Medicina de San Antonio, Universidad de Texas, donde claramente se vio que los refrescos de dieta engordan.  Sobre los refrescos de dieta esta investigadora dice en relación a los resultados del estudio “puede que sean libres de calorías pero no son libres de consecuencias”.  Los investigadores llevaron medidas y seguimiento de 474 personas que tomaban refrescos de dieta por 9-½ años.  Encontraron que los tomadores de refrescos de dieta habían aumentado la medida de su cintura en un 70% en esos años versus los que no bebían refrescos de dieta.  Aquellos que consumían por lo menos 2 refrescos de dieta por día tuvieron aumentos de la circunferencia de su cintura de un 500% mayor que los que no bebían refrescos de dieta.   (Fowler SP, et al., 2011)

EVITANDO EL GLUTEN 

Si usted sufre de síntomas de dolor abdominal o de estómago, exceso de gases, diarrea, fatiga, dolores en los huesos o coyunturas, alergias  o irritación en la piel, dolores de cabeza, dificultad concentrándose mentalmente o irritabilidad usted puede estar padeciendo de una intolerancia al gluten[5].

El gluten es una proteína que contiene el trigo y que también está en otros granos (centeno, cebada, avena).  En casi todos los países la harina de  trigo con la que se fabrica el pan, la pasta, la pizza, los empanizados y un sinnúmero de otros alimentos incluyendo aderezos, cremas, sopas y salsas es la que aporta la mayoría del gluten de la dieta.   Esta proteína, el gluten, resulta ser indigestible para una parte de la población y se ha sabido que para la persona cuyo cuerpo es intolerante al gluten puede ser muy dañino para los tejidos de su intestino donde causa o puede causar una severa inflamación.  La intolerancia para ser hereditaria y puede llegar a ser bastante severa.  (Bardella MT, et al., 2005)

La intolerancia al gluten no es una alergia. Las alergias y las intolerancias son distintas.  Una alergia produce reacciones claras (picor, falta de respiración, dolor de cabeza intenso, etc.) pero las intolerancias son menos notables porque producen manifestaciones que muchas veces no se notan de inmediato o problemas de salud que uno normalmente no asociaría al consumo de alimentos tales como fatiga, exceso de gases, diarrea, depresión o irritabilidad.

Hay personas que tiene la intolerancia al gluten y no lo saben porque hay distintos grados de ella.  Por ejemplo, en los centros NaturalSlim hemos tenido casos de diabéticos obesos que estuvieron bajando de peso con nosotros y que no llegaron a experimentar el máximo de beneficio y de control en sus niveles de glucosa hasta que no nos dimos cuenta de que sus cuerpos padecían de una intolerancia al gluten.  Recuerdo el caso de un señor diabético que ya había bajado como 30 libras y su médico estaba muy contento porque le había podido reducir los medicamentos.   No obstante el señor tenía que adelgazar por lo menos 20 libras adicionales para llegar a un peso adecuado para él y por alguna razón parecía haberse estancado en su progreso.  El señor hacia ejercicio a diario y sus necesidades de insulina se habían reducido a un punto donde su médico le había reducido la dosis de 60 unidades al día a solo 20.  No obstante, hiciera lo que hiciera no había podido continuar adelgazando por lo cual nos sospechamos que su cuerpo tenía alguna “intolerancia” a algún alimento que él estaba todavía consumiendo a diario.

Lo que pasa cuando alguien consume un alimento al que su cuerpo es intolerante es que el cuerpo no digiere ese alimento y el sistema inmune[6]  del cuerpo ataca las partículas de ese alimento al cual es intolerante tal y como si fuera un “agente enemigo”.   (Llorente-Alonso MJ, 2006)   Al activarse el sistema inmune se crea un exceso de las hormonas del estrés cortisol y adrenalina pero adicionalmente el páncreas produce un exceso de insulina que hace muy difícil el adelgazar.  La insulina engorda y es por esto que los diabéticos que empiezan a inyectarse insulina generalmente ganan peso.   Cuando el sistema inmune se activa el metabolismo que queda disponible para adelgazar se reduce.  Pasa como a los diabéticos que tienen un catarro a quienes se les activa el sistema inmune y les sube la glucosa en la sangre aunque no hayan comido nada.  Lo que pasa es que como el hígado siempre tiene glucosa de reserva almacenada en forma de glucógeno al haber cualquier infección el cuerpo se prepara para una batalla y libera glucosa en la sangre.

En el caso de este señor diabético después de dialogar con él nos dimos cuenta de que él se quejaba de tener un exceso de gases después de la mayoría de sus comidas y lo otro que observamos es que para él comer un pedacito de pan o galleta en cada comida era algo esencial aunque fuera sólo una muy pequeña cantidad.   Nos entró la curiosidad de saber si sería posible que él no pudiera adelgazar las 20 libras que le faltaban debido a que padecía de una intolerancia al gluten que contenía el poquito de pan o de la galleta que estaba ingiriendo con cada comida.

Bueno, le pedimos a este señor que eliminara totalmente el poquito de pan o galleta que estaba consumiendo con las comidas y que lo reemplazara con una pequeña cantidad de otros carbohidratos que no tuvieran gluten a ver si dejaba de estar atascado y sin poder adelgazar.  Fue milagroso, cuando regresó el señor a la semana a vernos había bajado 3 libras esa semana y nos decía que se estaba sintiendo con mucha más energía.  Además nos comentó que sus gases se habían desaparecido.  La conclusión fue: ERA LA INTOLERANCIA AL GLUTEN lo que no permitía que este señor diabético terminara de bajar las 20 libras que su médico quería que el bajara.  En 6 semanas adicionales este señor logró bajar algo más que las 20 libras que le faltaban pero lo más importante fue que su médico le quitó la insulina inyectada porque ya no la necesitaba.

La moraleja de esta historia verdadera es que si su cuerpo tiene, aunque usted ahora mismo no lo sepa, una intolerancia al gluten podrá bajar de peso y mejorar su diabetes.  Pero, para experimentar el máximo de bienestar y la mejoría más notable en el control de su diabetes necesitará remover el gluten de su dieta si resulta que su cuerpo es intolerante a esa proteína.

Cuando se detecta una intolerancia al gluten y se remueve de la dieta se baja rápidamente de peso.  Han habido estudios donde este fenómeno de restaurar el metabolismo removiendo alimentos que puedan ser “infractores” (intolerancias) como pasa con el gluten se ha documentado una pérdida de peso excepcional simplemente por virtud de un metabolismo restaurado. (Cheng J, et al., 2010)  (Murray JA, et al., 2004)

A la forma más crónica de intolerancia al gluten se le llama “enfermedad celiaca” que es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por inflamación crónica del intestino.  No obstante, usted no tiene que ser diagnosticado con la “enfermedad celiaca” para tener un cuerpo intolerante al gluten.

Además del gluten hay otras intolerancias que explicaré más adelante.  Pero basta con que usted esto consciente de que si su cuerpo tiene una intolerancia a algún alimento y usted no la detecta se le hará muy difícil controlar la diabetes para mantener sus niveles de glucosa dentro del rango NORMAL que debe ser entre 70 mg/dl y 130 mg/dl en todo momento.  Si hay alguna intolerancia de su cuerpo a algún alimento el primer paso es que usted sepa que existen las intolerancias y que conozca los efectos negativos de las intolerancias en el metabolismo de su cuerpo para que pueda estar alerta y detectar la intolerancia para removerla de su dieta.  Hay por ejemplo un estudio donde se detectaron intolerancias tanto al trigo (gluten) como a la leche.  (Kharrazian VA, et al. , 2014)

Personalmente tengo realidad con el tema de la intolerancia al gluten porque mi cuerpo no tolera el gluten y si consumo aunque sea sólo una pequeña porción de pan o de harina de trigo, casi de inmediato sentiré que la ropa me aprieta y es que mi cuerpo empieza a retener líquidos cuando como algo con gluten.  Es una reacción del sistema inmune de mi cuerpo.  La última vez que comí pan fue una ocasión en la que pensé (después de saber que mi cuerpo era intolerante al gluten) “quizás un poquito no me haga daño” porque estaba invitado a una cena donde el plato principal era a base de pan y no quería desairar a mi anfitrión.  Lo que me pasó fue que justo una hora después de comer el pan mi cuerpo tuvo una reacción tan severa que me quedé ronco, no podía hablar y hasta tuve que cancelar una filmación para una entrevista en televisión.  Me sentí especialmente mal conmigo mismo por haberme comido aquel pan y mi cuerpo tardo como 4 días en recuperarse hasta que me regresó la voz.  No tomo las intolerancias a chiste.   De la misma forma cuando un diabético tiene intolerancia al gluten y lo consume su cuerpo reacciona activando el sistema inmune como pasa con las alergias y con las intolerancias.  Al activarse el sistema inmune el cuerpo produce un exceso de las hormonas del estrés adrenalina y cortisol y la GLUCOSA SUBE en exceso aunque usted no haya casi comido  carbohidratos refinados.  Es lo mismo que le pasa al diabético que pasa un susto o mal rato lo cual irremediablemente le subirá la GLUCOSA aunque no haya comido nada en 4-5 horas.   Esto pasa debido a que el cuerpo acumula “glucosa de reserva” en forma de glucógeno en el hígado y usted no necesita comer para que la GLUCOSA suba.

Existe también una relación entre el gluten y la artritis que he comprobado más de una vez en la práctica con personas obesas en los centros NaturalSlim.  En bastantes ocasiones nos ha pasado que le hemos recomendado a alguien que elimine totalmente las fuentes de gluten (trigo, centeno, cebada, avena) de su dieta al observar que su metabolismo parecía estar estancado por lo cual adelgaza demasiado lento y sospechar que la causa era una intolerancia al gluten.   En 15 años de operar los centros NaturalSlim hemos visto cientos de casos de personas que al eliminar el gluten de su dieta no solamente han adelgazado rápidamente sino que inclusive nos han reportado que su condición de artritis se ha mejorado de forma dramática.  La relación entre el gluten y la artritis ha sido documentada en varios estudios por lo tanto no es una posibilidad para ignorar. (Hafström I, et al., 2001)

Hay un médico alergista, el doctor  Elson Haas, que escribió un libro llamado “False Fat Diet” (La Dieta de la Grasa Falsa) porque descubrió que muchas de las personas que no podían perder peso solamente era debido a que sus metabolismos se estaban estancando cuando ellos comían algún alimento al que su cuerpo tenía una intolerancia. (Elson Haas, MD, 2001)   En los centros NaturalSlim nosotros hemos comprobado que el doctor Haas tenía razón porque hemos visto miles de casos de personas que al tratar de adelgazar sus cuerpos se resisten de ceder la grasa tal y como si su metabolismo estuviera siendo bloqueado por algo.  Al removerles totalmente el gluten de su dieta estas personas invariablemente ADELGAZAN y si padecen de diabetes notan inmediatamente que sus niveles de glucosa dejan de estar fluctuando en subidas y bajadas tipo “montaña rusa”.  O sea los niveles de glucosa se ESTABILIZAN al remover la sustancia o el alimento irritante (gluten).  Es como si su metabolismo se hubiera activado y restaurado tan pronto se les remueve el gluten que les bloqueaba.

Tiene usted también que saber que la intolerancia al gluten es causa de otras condiciones extrañas de salud que de otra forma no tienen solución con la medicina.  En los NaturalSlim hemos visto y documentado cientos de casos de personas cuya psoriasis y otros problemas de la piel o inclusive acné que eran todas condiciones causadas por el gluten.  Al remover el gluten de sus dietas las situaciones se resolvieron.   Mientras esto no se detecta la persona sufre haciendo incontables visitas a médicos especialistas, usando antibióticos y medicamentos antiinflamatorios  más haciéndose todo tipo de tratamientos que no le funcionan porque están todos tratando de reducir el síntoma en vez de la CAUSA que es el gluten.

El tema de la intolerancia al gluten es un tema serio que merece atención.  Si usted padece de esta intolerancia, como yo, y no la detecta a tiempo, usted va derechito para una serie de problemas de salud que son degenerativos de su sistema nervioso.  (Hernández-Lahoz et al., 2011)  El gluten además de descontrolarle la diabetes tendrá otros costos en daños a su salud y al metabolismo de su cuerpo.   Por ejemplo, la intolerancia al gluten puede operar callada pero progresivamente en su cuerpo para irle causando una de degeneración del sistema nervioso que se reflejará en pérdidas en la vista, neuropatía en sus piernas y hasta impotencia sexual.  La neuropatía (quiere decir “nervios enfermos”) que puede causar el gluten no es la tradicional neuropatía diabética causada por el exceso de glucosa, es una neuropatía causada por un exceso de estimulación nervioso a los nervios por la irritación del gluten que simplemente los destruye y le quita la sensación, la vista o sabe Dios qué otra sensación de su cuerpo.

Si usted es de esos “fervientes amantes del pan” y de las harinas (especialmente de trigo) y está sintiendo en su cuerpo condiciones que la medicina no parece poder manejar póngase curioso y QUITESE TOTALMENTE DEL GLUTEN por 2 semanas y OBSERVE la diferencia.  Si a las 2 semanas de no haber consumido gluten usted ha notado que adelgazó, se le redujo alguna inflamación y su mente está más clara USTED ES INTOLERANTE AL GLUTEN.  Puede gastarse todo el dinero que usted quiera pero esta prueba de eliminación no le costará nada excepto “romper su adicción al gluten o pan”.   Es curioso que su cuerpo siempre le pida con mayor fuerza cualquier alimento o sustancia que le hace daño.  Las razones para esto  tienen que ver con el PROCESO HORMONAL NERVIOSO DE LAS ADICCIONES.   Es tema para otro día pero dé por seguro que al igual que a un adicto a drogas su cuerpo le pedirá con más fuerza (adicción) las sustancias o alimentos que mayor daño le hacen.  Precisamente eso es lo que llamamos una ADICCIÓN.

Las referencias científicas que demuestran los daños degenerativos del gluten para aquellos de nosotros que tenemos cuerpos intolerantes a esta proteína son más que claros.  Que no los quieran ver porque se reducirían las ventas del segundo grano que más se vende en el mundo (el primero es el maíz para el cual también existen personas que son intolerantes) es otro problema distinto de tipo económico.  (Hadjivassiliou M, et al., 2006) (Saadah OI, et al., 2004) (Hadjivassiliou M, et al., 2002)

En fin, la intolerancia al GLUTEN le causará descontrol en su metabolismo y eso le causara un descontrol en su diabetes si resulta que su cuerpo es intolerante al gluten.   Cómase su pan, sus galletas y su poquito de pasta en una dosis moderada como le pide la Dieta 3×1 pero estese listo o lista para medir su glucosa a las 2 horas con su GLUCOMETRO que siempre le dirá la verdad.  Si el GLUCOMETRO indica que la glucosa está subiendo muy por arriba de lo esperado usted puede tener, al igual que yo, una intolerancia al gluten.  Lo peor sería que usted no se entere porque entonces nunca logrará controlar su diabetes.

Usted puede realmente controlar su diabetes restaurando su metabolismo y salud.  Para ello tiene que poder entender que todos los cuerpos no son iguales y que existen las intolerancias a ciertos alimentos de forma de poderse sobreponer a ellas para lograr el control de su diabetes.

LA MENTIRA DE LA SOYA SALUDABLE

La propaganda que ha creado el mercado gigante de ventas de productos a base de soya ha sido tan efectiva que ha logrado que la soya (también llamada “soja”), que era considerada un producto “no comestible” hace sólo unas décadas hasta en Asia, se convirtiera en una industria gigante.   ¡La publicidad cambia mentes!

La soya no sirvió de alimento hasta que se descubrió el proceso de fermentación durante la Dinastía Zhou de China.  Los primeros productos fermentados de la soya fueron la salsa soya, el tempeh (un tipo de pastel de soya fermentada), el natto (habichuelas o frijoles de soya fermentados) y la sopa miso (sopa a base de soya y algas).

Los chinos no comían soya sin fermentar, tal como lo hacían con otras legumbres como las lentejas, debido a que la soya contiene una alta cantidad de lo que podríamos llamar “antinutrientes naturales”.  En el proceso de evolución algunas plantas como la soya desarrollan formas de defenderse de los insectos y depredadores creando sustancias naturales que las hacen inservible para los animales o humanos.  Por eso hay plantas cuyos frutos son venenosos o puedan alterar la digestión de un animal o ser humano al ser ingeridos.  La soya crea su propia enzima natural que bloquea la enzima digestiva de las proteínas que tenemos los humanos llamada tripsina por lo cual es muy difícil de digerir por los humanos.   El consumo de sustancias que inhiben la tripsina como las que contiene la soya se ha visto que causa un recrecimiento o enfermedades del páncreas incluyendo cáncer.  (Rackis JJ, 1985)

Adicionalmente la soya es muy alta en su contenido del llamado ácido fítico que es una sustancia que bloquea la absorción de minerales esenciales tales como calcio, magnesio, cobre, hierro y especialmente el mineral zinc que tiene mucho que ver con proteger al sistema inmune, con mejorar la función sexual en los hombres y con evitar el cáncer de la próstata.  Las deficiencias de zinc, como las que se podrían causar cuando un diabético consume alimentos a base de soya, causan resistencia a la insulina lo cual le engorda y le descontrola la diabetes.  (Ortega RM, et al., 2012)   Para colmo la deficiencia de zinc es causa de depresión. (Yary T, et al., 2012)

La soya también contiene los llamados goitrógenos que son sustancias que bloquean la función de la glándula tiroides. En el 1991 un científico japonés reportó en su estudio clínico que el consumo de sólo 2 cucharadas de soya por día, por sólo 1 mes, aumentaba significativamente la producción de la hormona TSH que es la hormona que produce el cerebro humano cuando necesita que la glándula tiroides produzca más hormona tiroidal.  El aumento en la hormona TSH que produce la soya refleja claramente que la soya suprime la función de la tiroides con sus goitrógenos y reduce su producción por lo cual el cerebro se ve forzado a producir más hormona TSH para forzar a la tiroides a que le responda con más producción de hormonal tiroidal.  Esto es lo mismo que le pasa en una persona hipotiroidea y la soya lo produce.  (Ishizuki, Y. et al., 1991)   Por ejemplo, a las personas que padecen de hipotiroidismo se les detecta la condición de hipotiroidismo cuando esta hormona TSH está produciéndose en demasiada cantidad.  El consumo de soya suprime la función de la tiroides con sus goitrógenos lo cual definitivamente reduce el metabolismo del cuerpo.  El hipotiroidismo causa depresión, obesidad, fatiga, estreñimiento, caída del pelo al peinarse, insomnio, frio en las extremidades, pérdida de interés en la actividad sexual y descontrol en la diabetes. ( Divi RL, et al., 1997)  Los goitrógenos que contiene la soya no son nada buenos para los diabéticos que desean restaurar su metabolismo para controlar su diabetes y lograr un mayor nivel energía y salud.

Con toda esta información a la mano yo le recomendaría a los diabéticos que se mantengan alejados de los productos compuestos de soya incluyendo la leche de soya.  Para controlar la diabetes hacer falta restaurar el metabolismo y eso no se puede lograr cuando la soya bloquea la función de la glándula tiroides que es la glándula que controla el metabolismo del cuerpo.

INTOLERANCIA AL MAÍZ

Hay algunos temas que pueden ser más dolorosos que otros y este es uno que puede causar intenso dolor cultural y emocional a mis amigos mexicanos que dependen del MAÍZ como alimento principal en su dieta.  Lo mismo pasa con las sabrosas arepas de los venezolanos y colombianos al igual que con docenas de otros platos típicos de todo Latinoamérica, son alimentos que contienen o que son a base de MAÍZ.

El grano más vendido en todo el mundo es el maíz. Después de ese va el trigo, pero el maíz es el rey a nivel planetario.  En los Estados Unidos el maíz es una cosecha política dado que los políticos americanos (senadores y legisladores) desde hace años crearon leyes que subsidian (pagan parte del costo con fondos del gobierno) las cosechas de maíz.  Esto lo hicieron los políticos para así garantizarles un ingreso a los agricultores de maíz y obtener los votos de esos estados sureños que son los grandes productores de maíz.   El gobierno americano para mantener el apoyo de los votantes del sur creó leyes federales de subsidios a los agricultores de maíz que los obliga a comprar todo el maíz que se produzca y lo almacenan.  Por esta razón de atraer un favoritismo político que ningún político americano se atreve a reversar Estados Unidos está “flotando en maíz”. Es la misma situación que convirtió a los Estados Unidos en el productor mundial más grande del famoso “jarabe de maíz de alta fructosa” que está acabando con la salud del mundo y que es una de las causas principales de obesidad y de diabetes Tipo 2.  (Goran MI, et al., 2013)  (Dekker MJ, et al., 2010)

Muchas personas tienen cuerpos que son INTOLERANTES AL MAÍZ y a sus productos derivados incluyendo la fructosa de maíz y el aceite de maíz.   Ya usted sabe que si su cuerpo resulta ser intolerante al maíz no habrá manera en que usted pueda evitar las drásticas subidas y bajadas de glucosa si usted insiste en comer maíz.  No se puede razonar con el cuerpo porque el cuerpo no piensa ni decide, solo REACCIONA.  A la hora de controlar la diabetes a usted le toca descubrir las sustancias o alimentos a los que su cuerpo reacciona de forma negativa y una de las que tiene que sospechar es del MAÍZ.

Nuevamente, llevo más de 15 años ayudando a miles a restaurar su metabolismo y constantemente me he confrontado con la intolerancia al maíz como uno de los obstáculos.  Lo único que le puede hacer daño a usted es aquello que no conozca.  Al igual que al gluten o a cualquier otra sustancia o tipo de alimento le toca a usted DETECTAR y ELIMINAR de su dieta cualquier alimento que le esté causando irritación al sistema nervioso de su cuerpo si realmente quiere controlar la diabetes.   (Alan R. Gaby, M.D., 1998)

Para colmo más del 95% de todo el maíz que consumimos ha sido producido de semillas que han sido genéticamente modificadas.   Lo que esto quiere decir es que ya prácticamente no existe ningún maíz que no haya sufrido cambios genéticos hechos por la industria para aumentar la producción de las cosechas y para desarrollar granos de maíz que sean resistentes a los insectos.  Este es un tema altamente controversial en el cual yo no deseo participar porque no existe la evidencia que me gustaría enseñarle al respecto.  Pero, me limito a decirle que si su cuerpo tiene, como le pasa al cuerpo de bastantes personas que he conocido en los centros NaturalSlim, una intolerancia al MAÍZ y lo consume tampoco podrá controlar su diabetes. Le toca a usted ponerse curioso o curiosa y si sospecha que el maíz pudiera estarle causando síntomas raros, problemas en la piel, subidas y bajadas erráticas de glucosa que ELIMINE EL MAÍZ DE SU DIETA POR 2 SEMANAS y se asegure de que su cuerpo no es intolerante.  Hacerlo puede ser bastante difícil porque el maíz al igual que el gluten “están donde quiera y por doquiera”.   Lea las etiquetas de los alimentos y se dará cuenta.

Cumplo con “abrirle los ojos” a la posibilidad de tener una intolerancia al maíz esperando así  ayudarle a encontrar todo aquello que le pueda hacer fracasar en su control de la diabetes.  La bola está en su cancha.

OTRAS POSIBLES INTOLERANCIAS

Deseo también dejarle saber, para no dejarle con información incompleta que existen otras intolerancias a las que debe estar pendiente.  El control de la diabetes y el poder lograr de forma rutinaria unos niveles de glucosa en el rango NORMAL (70 mg/dl a 130 mg/dl) dependen totalmente de lo que usted ponga en su boca como alimento.

La Dieta 3×1 le ayudará pero no abarca el tema de las INTOLERANCIAS a ciertos alimentos que es posible que una persona padezca pero que otra no la padezca.  Por ejemplo, mi cuerpo es intolerante al gluten y cuando lo como por error puedo inmediatamente notar que mi cuerpo retiene líquido, la ropa me queda apretada porque se hinchan las células y me siento cansado.  No obstante a mi esposa Elizabeth eso no le pasa con el gluten pero si le pasa con el maíz. O sea, que las intolerancias son bien particulares a cada cuerpo porque “todos no somos iguales” por lo cual nuestros cuerpos no reaccionan igual ante el mismo alimento.

Además del gluten, de la soya y del maíz las otras intolerancias que pueden reducirle el metabolismo son las intolerancias a los huevos y lácteos (leche, queso, yogurt, etc.).  Existen intolerancias a otros distintos tipos de alimentos pero estas que aquí le menciono son las más comunes.  Por ejemplo, hace poco yo observé que me estaba creciendo el abdomen y ya se me hacía un poco difícil cerrar el pantalón.  Pensé; ¡lo último que necesitamos ahora es un Frank gordo!  Decidí observar mi cuerpo para ver QUE lo estaba causando y me di cuenta de que mi cuerpo lo que más me pedía era CARNE DE CERDO.  La carne de cerdo era definitivamente mi carne favorita.  Generalmente lo que más le pida su cuerpo es lo que más daño le hace, esa es una buena pista para seguir para detectar una intolerancia.  Para hacer el cuento largo corto decidí, con dolor en el alma, eliminar la carne de cerdo y todos sus derivados (chorizos, chuleta, embutidos, salami, tocineta) y para mi sorpresa en menos de 2 semanas se desapareció mi abdomen.

Todos somos distintos pero si usted está teniendo problemas de salud, de esos que no parecen tener una causa clara, o no puede controlar sus niveles de glucosa vale la pena OBSERVAR como reacciona su cuerpo cuando usted remueve uno de estos alimentos que han resultado ser infractores o irritantes al sistema nervioso o inmune de su cuerpo.

MEDICAMENTOS CON LOS QUE HAY QUE TENER PRECAUCIÓN

Hay medicamentos que además de que no son saludables son realmente peligrosos.  De hecho, la norma es que los medicamentos, todos, son químicos que no son naturales al cuerpo por lo cual pueden crear los llamados “efectos secundarios”.   Ningún medicamento cura nada, generalmente lo que hace un medicamento enmascarar o tapar un síntoma o condición indeseada.  Las aspirinas por ejemplo quitan un dolor de cabeza pero no podríamos decir que la aspirina “curó el dolor de cabeza” porque el dolor de cabeza es parte del sistema de alarma del cuerpo y lo único que hace la aspirina es cortarnos la sensación de dolor o malestar.  La aspirina lo que hace es que apaga la alarma (dolor de cabeza).

El cuerpo humano no está mal diseñado, de hecho es una obra magistral de la creación.   Mientras más trabajo con el tema del metabolismo y la salud más he ido realizando cuan maravillo es el cuerpo humano en su funcionamiento y generalmente descubro que una persona que está teniendo problemas de salud con su cuerpo (obesidad, diabetes, otros) es precisamente la que está CAUSANDO su propio problema por malos hábitos, mala nutrición, adicciones al azúcar, etc.    O sea, cuando se trata del METABOLISMO y la SALUD del cuerpo lo que he descubierto es que “hay que tratar al indio y no a la flecha”.  Los problemas del cuerpo, hasta donde yo he podido comprobar, siempre los ha estado causando la misma persona.  O sea, es el CONDUCTOR (la persona) al que hay que corregir, no es el CARRO (el cuerpo).

Ahora, 2 medicamentos que hacen daño son los siguientes:

MEDICAMENTOS ANTIDEPRESIVOS: A este tipo de medicamento para la depresión, ansiedad, ADD y otras mil condiciones mentales hay que tenerle miedo.  Nunca he conocido a una persona que se “ponga bien” usando medicamentos antidepresivos.  Desde el punto de vista del METABOLISMO los medicamentos antidepresivos son lo peor que le puede pasar al cuerpo humano.  En los más de 15 años en que hemos ayudado a más de 50,000 a adelgazar en los centros NaturalSlim hemos visto que sin lugar a dudas NADA reduce más el metabolismo del cuerpo y ENGORDA como utilizar un medicamento antidepresivo.   Curiosamente algunos de estos medicamentos antidepresivos los recetan “para ayudar a las personas a adelgazar” bajo la premisa de que la ansiedad es la que les engorda, pero no es cierto, es el mismo medicamento el que les engorda.  Realmente lo que hemos visto es que las personas que nos llegan a los NaturalSlim usando antidepresivos tienen casos severos de “metabolismo lento” más severos que el resto de las personas por lo cual adelgazan muy lentamente mientras estén utilizando el medicamento antidepresivo.  Muchos de ellos nos confirmaron que en realidad empezaron a engordar una vez empezaron a utilizar el medicamento antidepresivo.  Caso tras caso eso ha sido lo que hemos observado.

He descubierto que ya hay estudios clínicos que confirman que los diabéticos que utilizan medicamentos antidepresivos padecen mucho más del síndrome metabólico  (resistencia a la insulina, obesidad abdominal, altos triglicéridos e hipertensión).  Por ejemplo, un estudio reflejó que los hombres que utilizan antidepresivos tienen un 128% más de probabilidades de padecer del síndrome metabólico.  Ese estudió también reflejó que las mujeres que usan medicamentos antidepresivos tienen un 251% más de probabilidad de padecer el síndrome metabólico. (McEvoy JP, 2005)  Claramente es el medicamento el que produce ese efecto reductor del metabolismo que resulta en esa obesidad abdominal característica del síndrome metabólico. (ADA, 2004)

La misma Asociación de Diabetes Americana (ADA) dice lo siguiente en su guía profesional sobre el uso de los antidepresivos en los diabéticos (traducido del inglés):   (ADA Prof. Tool, 2010)

 

“Evidencias recientes han identificado una asociación entre el uso de antidepresivos específicos a tener un riesgo elevado de dislipidemia, aumento de peso, obesidad, prediabetes y diabetes Tipo2”   

 

Y en este mismo reporte escrito por la ADA para profesionales que atienden a diabéticos también dice (traducido del inglés):

 

 “La Conferencia de Desarrollo de Consenso de 2004 de la ADA concluyó que ciertos antidepresivos están asociados a un rápido aumento de peso, deterioro del perfil de lipoproteínas y aumento en el riesgo de diabetes Tipo 2”

Como dicen en mi país “más claro no canta un gallo”.  Los medicamentos antidepresivos producen todos los componentes del síndrome metabólico que son: resistencia a la insulina, obesidad abdominal, altos triglicéridos e hipertensión y además de eso aumentan el riesgo de ataques al corazón porque eso es lo que pasa cuando se crea el síndrome metabólico.

Un grupo de investigadores de Israel descubrieron exactamente cómo es que los medicamentos antidepresivos causan resistencia a la insulina, obesidad y síndrome metabólico.  (Levkovitz Y, et al., 2007)  Este estudio clínico demostró la secuencia exacta que pasa dentro de las células del cuerpo que hace que los medicamentos antidepresivos afecten negativamente el metabolismo para así crear la obesidad, especialmente la obesidad abdominal que es la más peligrosa desde el punto de vista de riesgos a ataques al corazón.

Es interesante que los diabéticos que han adoptado la Dieta 3×1 y el “estilo de vida” que se enseña en este libro no solamente adelgazan sino que adicionalmente mejoran su estado EMOCIONAL y actitud ante la vida de forma notable.  Varios de los diabéticos que estuvieron participando de un estudio clínico supervisado por el doctor Carlos Cidre (médico internista Board Certified), donde se utilizaba solamente la Dieta 3×1, buena hidratación y suplementación con magnesio mejoraron tanto su nivel de energía y estado emocional que pudieron reducir los medicamentos antidepresivos.  Hay una conexión directa entre la nutrición y la mente como bien lo establece el doctor George Watson en su libro “Nutrition and Your Mind” (La Nutrición y su Mente).

Los medicamentos antidepresivos no solamente le engordan, también le aumentan el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Por esta razón sería recomendable que si usted tiene forma trate de evitar usar un medicamento antidepresivo.  Los anuncios que ponen las compañías farmacéuticas en televisión para promover los medicamentos antidepresivos muestran a gente muy feliz con sus seres queridos, gente sonriente que pasea por sitios de mucha belleza, pero la triste realidad es otra. Los medicamentos antidepresivos apagan el entusiasmo de las personas.

Existe una organización que protege los derechos civiles de los pacientes que han sido medicados con medicamentos antidepresivos muchas veces sin necesitarlos o simplemente porque el paciente padecía de un hipotiroidismo subclínico que no fue detectado lo cual CAUSA DEPRESIÓN.  Esta organización ofrece información verdadera sobre los medicamentos antidepresivos y el abuso que en ocasiones se hace con los pacientes al recetarles antidepresivos sin investigar a fondo las verdaderas causas metabólicas o nutricionales de la depresión del paciente.  Esta organización internacional se llama Comisión Ciudadana de Derechos Humanos (“Citizens Commision on Human Rights”)  (CCHR, 2014)

 

ACETAMINOFEN: El acetaminofén, también conocido en otros países como “paracetamol” es un analgésico (un medicamento que quita dolor) de mayor uso.  Se usa para dolores de cabeza y musculares, fiebre, infecciones de sinusitis y garganta irritada.   Se vende bajo distintas marcas, dependiendo del país, tales como: Tylenol, Panadol, Mapap, Ofirmev, Feverall, Acephen,  Mejoralito y otros nombres de marcas adicionales bajos los que se vende el acetaminofén.  Pero adicionalmente su fabricante reporta que acetaminofén está contenido en más de 600 otros productos ya que está incluido como parte de las fórmulas de muchísimos otros medicamentos.  (McNEIL-PPC, Inc, 2014)   O sea, que usted puede estar tomando acetaminofén en uno de sus otros medicamentos y ni lo sabe.

El paciente diabético, sobre todo aquellos que padecen de obesidad (que son como el 85% de los diabéticos), van a también padecer de dolores de cabeza y dolores musculares por lo cual es esencial que conozcan esta información para que eviten consumir acetaminofén.  Diabetes Sin Problemas es un libro que busca el CONTROL de la diabetes utilizando la RESTAURACIÓN DEL METABOLISMO.  Pero también interesamos la PREVENCIÓN porque si usted se da cuenta que toda esta información está publicada en los jornales científicos, se conoce entre los expertos, hay variedad de estudios que lo confirman, entonces; ¿por qué no lo sabe su doctor para prevenirle problemas de salud a usted?  Pues su doctor no lo sabe porque las farmacéuticas se encargan de llevarles todos sus “nuevos descubrimientos” y sus “buenas noticias científicas” pero nada de lo negativo que afecte las ventas.  Es triste, pero esa es la razón. ¡Le toca a USTED conocer esta información y PROTEGER A LOS SUYOS!   No se siente a esperar por la FDA ni por ninguna otra “agencia benévola” que le venga a salvar, no van a llegar.  USTED es quien tiene que conocer esta información por el bien de los suyos.

El acetaminofén causa más fallos crónicos al hígado que todos los otros medicamentos puestos juntos.  (Ostapowicz G, et al., 2002)  Acetaminofén es una droga que se vende sin receta que ha causado daño al hígado, fallo del hígado y muertes.  Cada año en los Estados Unidos solamente acetaminofén ocasiona 56,000 visitas a las salas de emergencias de los hospitales, causa 26,000 hospitalizaciones y más de 450 muertes por fallo hepático.  (Nourjah P, et al., 2006)

También se ha descubierto que el acetaminofén causa un riesgo significativamente más alto de cáncer en los senos.  Hay mujeres jóvenes que padecen de dolores menstruales o mujeres diabéticas que padecen de dolores musculares que toman acetaminofén a diario y se ponen en un altísimo riesgo padecer de cáncer de los senos. (Harnagea-Theophilus E, et al., 1999)

Está comprobado que acetaminofén es un tóxico que hace daños pero sin embargo se utiliza de forma rutinaria hasta para las gotas analgésicas para nuestros niños.  Yo me pregunto; ¿si la FDA (Food & Drug Administration) supiera de un suplemento natural que causa más de 100,000 reportes anuales al centro de envenenamiento de los Estados Unidos por año, 56,000 visitas a las salas de emergencia, 26,000 hospitalizaciones y más de 450 muertes por año lo hubieran recogido del mercado?   Claro que sí que lo hubieran recogido del mercado y también prohibido su venta hace rato.  La inacción de la FDA de permitir que este medicamento (acetaminofén) continúe en el mercado dañando vidas demuestra sin lugar a dudas que la FDA existe para “proteger los intereses económicos de las farmacéuticas”.   La impresión que quieren dar es que “protegen al público” pero su inacción en casos claros como el del acetaminofén expresan la verdad del asunto.   (Eriksson LS, et al., 1992) (Lee WM., 2004) (Larson AM, et al., 2005) (Moling O, et al., 2006) (Nourjah P, et al., 2006)

HASTA “UN POQUITO” ES MUCHO: EL FLUORURO

Desde mi libro anterior, El Poder del Metabolismo, estuve dando a conocer lo peligroso que es el FLUORURO para la salud. El fluoruro es una sustancia química que es altamente tóxica que se viene utilizando en las pastas de dientes y en el agua potable de muchos países con el pretexto de “reducir las caries”. En Puerto Rico por ejemplo se utiliza desde el 1998 en el agua potable por lo cual estamos todos expuestos a él.  Hay países, especialmente en Europa, que reconociendo el carácter de sustancia tóxica que tiene el fluoruro por legislación han prohibido que se le añada al agua potable.  Son países como Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Irlanda del Norte, Escocia, Suecia y Suiza.  En el 90% de Inglaterra y de España tampoco se usa el fluoruro aunque estos dos países dejaron la decisión sobre el uso del fluoruro a sus gobiernos municipales. En efecto más del 97% de toda Europa prohíbe o no añade fluoruro a su agua potable.  (FluorideAlert.org , 2014)

Para mejorar el control de la diabetes realmente hace falta restaurar el metabolismo a un punto donde el cuerpo tenga una eficiente creación de ENERGÍA.  De eso es que trata el metabolismo, de la creación de ENERGÍA del cuerpo.  Se sabe que el metabolismo del cuerpo humano se controla en la glándula tiroides y tan bien hay estudios que demuestran que el fluoruro afecta la tiroides porque bloquea la absorción de yodo que es el mineral esencial del cual depende la tiroides para poder funcionar.  El fluoruro al bloquear el yodo no permite que la tiroides funcione bien para así poder crear suficiente hormona T4 (se llama “T4” porque tiene 4 átomos de yodo) que luego el cuerpo pueda convertir en suficiente hormona T3 (se llama “T3” porque tiene 3 átomos de yodo).  Si usted lo mira bien verá que sin yodo disponible la tiroides no puede de ninguna forma funcionar bien.  (Ahn, C. S., 1970)

El fluoruro es tan efectivo bloqueando la tiroides que en años atrás se utilizaba como medicamento para reducir la producción de hormonal tiroidea excesiva que producía una persona con “hipertiroidismo” (lo contrario al “hipotiroidismo” que es una condición en la cual la tiroides produce un exceso de su hormona). (Nat. Research Council, 2014)  (PoisonFluoride.com, 2013)

El fluoruro está contenido en el agua que tomamos y también en la pasta de dientes. En Puerto Rico y en muchos estados de la nación americana se añade fluoruro al agua potable con la excusa de “evitar caries”.  (LexJuris, 1998)  Digo con la “excusa” porque en realidad el fluoruro no debería ponérsele a nuestra agua potable, es un veneno tóxico.

En los centros NaturalSlim trabajamos mucho ayudando a restaurar el metabolismo de personas que padecen de hipotiroidismo (tiroides vaga). El hipotiroidismo causa un “metabolismo lento” que a su vez es causa de obesidad.  Las personas con problemas de tiroides tal parece que engordan “hasta de mirar la comida”.  Puedo hablar sobre el tema con bastante familiaridad porque yo personalmente padezco de hipotiroidismo.  Curiosamente, una de las cosas que más mejora cuando una persona deja de comer el exceso de dulces, pan y arroz (carbohidratos refinados) es que la tiroides se regula.  Hemos visto a cientos de personas que estaban padeciendo obesidad, y que muchas veces también padecían de diabetes, tener que reducir su medicamento para la tiroides una vez que lograron adelgazar.  Inclusive hemos visto a cientos de pacientes de hipotiroidismo a los que se les había diagnosticado “nódulos en la tiroides” que nos reportaron que sus nódulos se les habían achicado y en algunos casos desaparecido al adelgazar.  Todo indica que la causa de estos nódulos (la ciencia puede describirlos pero desconoce sus causas) es un desorden en el METABOLISMO.

El medicamento Synthroid, que en otros países se vende bajo el nombre Eutirox, es el cuarto medicamento que más se vende en los Estados Unidos.   La tiroides es la glándula que controla el metabolismo y se afecta con el fluoruro.   Como hemos visto anterior la tiroides también se afecta con algunos alimentos que contienen “sustancias bloqueadoras” pero el problema con el fluoruro es que nos está atacando y no lo podemos ver.  Al estar contenido el fluoruro en la pasta de dientes y en el agua potable vamos a estar consumiendo fluoruro tóxico todos los días solamente por el hecho de que creemos en la higiene de la boca y nos lavamos los dientes y además tenemos que tomar agua para sobrevivir.

En el diciembre 28 del 1989 se reportaron en el periódico Medical Tribune los resultados de un estudio de 10 años del Departamento de Salud de los E.U. que concluyó diciendo (traducido del inglés):

 

“El cáncer de los huesos ha sido asociado al fluoruro en un estudio de 10 años de Programa Nacional de Toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos”.  

 

“El fluoruro probó ser positivo como factor causante de cáncer aún en las concentraciones más bajas usadas”    

 

Esta noticia médica se ignoró por la prensa y medios masivos.

Asumo con seguridad que usted, al igual que yo, quiere lo mejor para su familia y para usted.  De otra forma usted no estaría leyendo Diabetes Sin Problemas ni interesándose en estos temas.  Hay bastante información que se nos oculta porque algunos de estos temas como el fluoruro u otros que hemos tocado en este libro afectan a algún interés económico de importancia.

En Puerto Rico desgraciadamente al agua potable se le añade fluoruro.  (LexJuris, 1998)  Por otro lado todas las pastas de dientes que se venden localmente en las farmacias, supermercados y tiendas de alimentos contienen fluoruro.  En mi caso lo que he hecho es que compro agua embotellada y busco que sea de manantial (“spring water”) para que no sea agua procesada de la pluma (grifo) ya que el fluoruro escapa filtración por casi todos los sistemas de filtrado.  Adicionalmente compro la pasta de mi familia y la mía por internet o en una tienda naturista donde la puedo conseguir “libre de fluoruro”.

Lo único que le puede hacer daño a usted o a sus familiares es lo que usted no sepa.  Una vez usted tiene el conocimiento sobre algo que puede ser dañino como pasa con el fluoruro las soluciones aparecen.

¿Y POR QUÉ TODO ESTO ANTERIOR NO SE CONOCE AMPLIAMENTE?

Después de usted haber leído en este capítulo sobre distintos tipos de azúcar, medicamentos y otras sustancias que nos son perjudícales pero de las cuales normalmente ni se sospecha, ni se cita nada en la prensa, ni nos enteremos por televisión, podría preguntarse “¿y por qué todo esto anterior no se conoce ampliamente?”.   A una persona razonablemente cuerda se le hace difícil entender cómo es posible que este tipo de información vital sobre alimentos (soya, gluten) medicamentos (antidepresivos, acetaminofén), sustancias químicas (aspartame, fluoruro) y  azúcares (fructosa, agave, néctar de coco) no sea de mayor divulgación y conocimiento.  Para entenderlo piense por un momento en los años 90 cuando la industria tabacalera vigorosamente negaba que el tabaco era adictivo y también que el fumar aumentaba el riesgo de cáncer.  Las grandes firmas tabacaleras en aquel entonces contrataban los servicios de gigantes firmas de “relaciones públicas”, de reconocidos artistas que hablaban a su favor y hasta de reconocidos científicos investigadores que aseveraban que el tabaco ni era adictivo ni causaba cáncer. En aquel entonces nos citaban estudio tras estudio de los que decían que el tabaco no era adictivo o que el tabaco no producía cáncer. Los estudios que demostraban lo contrario a lo que querían las tabacaleras que se supiera eran IGNORADOS.

En aquel entonces las espantosas distorsiones de las verdades científicas sobre el tabaco y las falsas declaraciones de “expertos” que habían sido comprados con el dinero de las tabacaleras mantuvieron al público en confusión y sin que se supiera la verdad por muchos años. Por su puesto, ya hoy en día se sabe que realmente el tabaco es adictivo y que es un agente causante de cáncer por lo cual la publicidad se ha restringido en la televisión y a nuestros miembros de la sociedad que son más ingenuos (niños, adolescentes).

Pues, de esta misma forma en la que se mantuvo por tantos años la mentira sobre los peligros del tabaco así mismo se mantiene todos estos datos anteriores en ocultación.  Los mismos medios noticiosos por ejemplo que son empleados de los medios de comunicación masiva (TV, radio, prensa) temen reportar por ejemplo las atrocidades que han estado pasando con la sobre medicación de antidepresivos a nuestros niños y adolescentes.  Hay que recordar que las compañías farmacéuticas que producen estos medicamentos antidepresivos son de los anunciantes más grandes que mayores sumas de dinero aportan a los patronos de los reporteros por lo cual “hay que mantenerlos contentos”.  La proliferación de condiciones ficticias tales como el “déficit de atención”, que es una supuesta condición para la cual no existe ningún análisis de laboratorio u otra tecnología que compruebe un diagnóstico, porque no tienen ninguna tecnología científica u otra que las apoye, ha sido catastrófica para nuestras generaciones presentes y futuras.  Pensándolo bien, yo mismo, que era un niño activo, curioso y por ratos distraído, de seguro hubiera sido diagnosticado con el “déficit de atención” si no hubiera tenido la suerte de haber nacido 64 años atrás cuando que todavía la farmacéutica no enfilaban sus cañones hacia nuestros niños y adolescentes.

A la hora de proteger la SALUD cada uno de nosotros es RESPONSABLE DE SU PROPIA SALUD.  No hay otra realidad más real que esa.

 

La diabetes se puede controlar mejorando la alimentación

La diabetes es una condición de salud definida en los textos médicos como “un desorden del metabolismo” que se ha convertido en una epidemia que continúa creciendo sin control en Costa Rica. Para el 2012 las autoridades estimaban que el 10.8 % de los costarricenses, o sea unas 332,000 personas, padecían diabetes que es la causa principal de daños graves al cuerpo, tales como pérdida de la vista, daños a los riñones, degeneración de los nervios (neuropatía diabética) y amputaciones, entre otros.  Tristemente, cada año que pasa la diabetes afecta a una mayor cantidad de los niños costarricenses por lo cual nos compete a todos entender esta enfermedad tanto para controlarla como para prevenirla en nuestros niños.  Por otro lado, la diabetes está íntimamente relacionada a la obesidad ya que se estima que más de un 85% de los diabéticos también padecen de algún grado de obesidad. De hecho, en la gran mayoría de los casos si se logra reducir la obesidad también se habrá logrado controlar la diabetes.

La solución que propone Frank Suárez, un especialista en obesidad y metabolismo de Puerto Rico, quien es autor del conocido libro “best-seller” El Poder del Metabolismo es educar a los pacientes diabéticos y a sus familiares cercanos sobre cómo reducir los niveles de glucosa utilizando la alimentación correcta para evitar los problemas de salud que puede traer la diabetes. En su nuevo libro Diabetes Sin Problemas propone un sistema de alimentación para los diabéticos que les permite controlar la diabetes mientras adelgazan haciendo uso de técnicas para mejorar el metabolismo del cuerpo. El énfasis del plan de alimentación para diabéticos que el autor de este libro llama “la Dieta 3×1” es en la simplicidad.  Se simplifica la alimentación del diabético o pre-diabético ignorando las acostumbradas “dietas de contar calorías”.  Se le enseña al lector a clasificar los alimentos en sólo dos tipos principales: Alimentos “Tipo A”, AMIGOS del control de la diabetes, que también son los alimentos que adelgazan, y los que él llama alimentos “Tipo E”, los ENEMIGOS del control de la diabetes, que resulta ser los que engordan.

image1

 

 

 

 

 

 

 

En principio lo que se enseña con este nuevo método para el control de la diabetes es que las causas del descontrol en la diabetes y en la obesidad son las mismas: el consumo excesivo de los carbohidratos refinados (pan, arroz, pasta, harinas, cereales, azúcar, etc.).  La razón para esto es que este tipo de alimentos, los carbohidratos refinados, al ser consumidos en exceso descontrolan la diabetes porque se convierten en un exceso de glucosa (azúcar de la sangre) y obligan al cuerpo a producir un exceso de la hormona insulina que es la hormona que crea la grasa del cuerpo.

En efecto una persona con diabetes o con obesidad, según este método, confeccionaría su plato utilizando la Dieta 3×1 donde se permite consumir hasta una cuarta parte de sus alimentos “Tipo E” (ENEMIGOS del control de la diabetes) siempre y cuando las otras tres cuartas partes del plato estén compuestas de los que el autor llama alimentos “Tipo A” (AMIGOS del control de la diabetes) buscando crear un balance hormonal que favorezca al metabolismo al no permitir que se creen en el cuerpo ni excesos de glucosa ni excesos de insulina.

Un ejemplo de un plato de comida confeccionado en base a la Dieta 3×1 que promueve el libro Diabetes Sin Problemas, se vería algo así:

image2

El libro se acompaña de un DVD que ofrece muchos otros ejemplos de cómo utilizar este tipo de alimentación para controlar la diabetes e incluye una amplia documentación científica para avalar las recomendaciones.

Metas reales para controlar la diabetes

La realidad es que todos nosotros somos distintos y “nadie es igual a nadie” pero hay algunas pocas cosas que aplican a todos nosotros por igual. Una de ellas es que sin metas no se puede ser feliz.  El futuro sólo se hace interesante cuando existen metas.  Una persona sin metas estará aburrida o deprimida y sin deseos de vivir.  Lo que nos mantiene a todos entusiasmados por crear un futuro para nosotros y para los nuestros son nuestras metas.  Es importante tener metas para así uno saber hacia dónde dirigir su intención.  Por ejemplo, yo tengo la meta de ayudar a miles o millones de diabéticos a evitar lo que de seguro serán serios problemas de salud que les causarán sufrimiento a ellos y a sus seres queridos.  ¡Hay que tener metas y mientras más definidas estén nuestras metas mejor será!

Por otro lado nuestras metas deben estar basadas en VERDADES porque de otra forma nos dirigimos hacia una decepción.  En el tema de la diabetes han existido metas irreales, que no son posibles de lograr, como la de tratar de controlar la diabetes a través de la medicación.  No es posible controlar la diabetes a través de puramente usar medicación como el recurso principal porque la medicación, si bien muchas veces es necesaria, NO ESTÁ EDUCANDO AL PACIENTE DIABÉTICO y es un “callejón sin salida” que solamente beneficia a las compañías farmacéuticas.  Por más que nos quieran hacer creer que la solución para el diabético es medicar sus niveles altos de glucosa para reducirlos esto no es una verdad.  Dedicarse a puramente medicar al paciente para “controlar sus niveles de glucosa” es una mentira que es parte de la cultura de tratar de resolver los problemas de salud con alguna “pastilla milagrosa” y sin asumir responsabilidad por entender la diabetes o las causas del descontrol en ella.  La única solución real es EDUCAR AL PACIENTE y enseñarle a ENTENDER SU DIABETES para que así pueda controlar la diabetes en vez de que la diabetes le controle a él o a ella.

UN AMBIENTE DE FALSAS EXPECTATIVAS Y CONFUSIÓN

El control de la diabetes es un tema lleno de falsas expectativas y confusión.  Por ejemplo, el énfasis que se ha estado promoviendo para controlar la diabetes es el de medicar en vez de educar.  Por otro lado, la “educación al diabético” que se ofrece está basada en teorías llenas de agujeros con pésimos resultados. Teorías como la “teoría de las calorías” y el control de las grasas mientras el diabético se engulle desmedidamente de alimentos Tipo E (ENEMIGOS del control de la diabetes) que son los que aumentan los niveles de glucosa al punto de causar daños severos al cuerpo.  Los médicos tratan de hacer lo mejor que pueden medicando los síntomas de una diabetes descontrolada por la dieta incorrecta.  A los pacientes diabéticos les hablan de “contar calorías”, de comer muchas pequeñas comidas al día, de utilizar una “dieta balanceada” que nadie ha definido o de un sistema complejo de “unidades de intercambio” entre alimentos que ninguno entiende.

Por otro lado los planes de seguros médicos están penalizando a los médicos por el “descontrol en la diabetes” de sus pacientes y les exigen que “tengan al diabético en control” pero sin darle ninguna herramienta al médico para ayudar a su paciente a lograr ese control.  En efecto, la responsabilidad sobre el control de la diabetes está recayendo sobre el médico que ve al paciente por 20 minutos cada 6 meses y sobre la medicación que se les receta en vez de sobre el diabético que es quien padece de diabetes las 24 horas del día y los 7 días de la semana.  Se pretende que el médico resuelva en 20 minutos de consulta médica el descontrol en la diabetes que el diabético está creando todos los minutos de su día.  Fuera de lo que el medico estudió en la escuela de medicina por largos años, y de su indudable buena intención de ayudar, la única herramienta adicional que tiene para lograrlo es su libreta de recetas médicas y la promoción incesante de nuevos medicamentos de las compañías farmacéuticas.   En verdad hay que tenerles lastima a los médicos que se pasan la mayoría del día oyendo principalmente “malas noticias” porque sus pacientes continúan empeorando o necesitando cada vez dosis más altas de medicamentos para el control de la diabetes.  Mientras tanto los médicos reciben una campaña incesante de promoción para los “últimos descubrimientos” de los medicamentos que están patentados[1] porque los que van perdiendo su periodo de patente, que son reemplazados por medicamentos genéricos (que no son de marcas reconocidas), ya no se recomiendan porque “el nuevo medicamento siempre es mejor que el anterior”.  Todo el mundo parece esperar pacientemente por ese “medicamento milagroso que controlará la diabetes” pero no acaba de llegar.  Para colmo todo esto pasa mientras que los planes médicos cada vez les pagan menos a los médicos por sus servicios para “contener los costos” y algunos planes médicos inclusive ahogan a los médicos financieramente haciéndoles esperar con pagos tardíos por los pagos de los servicios que ya los médicos les rindieron a los pacientes.   En efecto, reina la confusión y tanto los pacientes como muchos de sus médicos han llegado a perder las esperanzas de poder controlar la diabetes.

SÓLO CON LA EDUCACIÓN SE PUEDE AUMENTAR LA RESPONSABILIDAD

 No se puede ser responsable de algo que no se entiende.  Por ejemplo, si le entregáramos un vehículo de motor a alguien que no entiende como guiar lo más seguro es que se verá envuelto en un accidente.  La única solución para evitar una crisis de salud en los diabéticos es EDUCAR AL PACIENTE DIABÉTICO para que ASUMA MAYOR RESPONSABILIDAD sobre su condición y que de esa forma pueda trabajar en equipo con su médico para entre ambos lograr el control de la diabetes.  Tratar de sustituir la EDUCACIÓN que hace falta por más o mejor medicación es una estupidez e inevitablemente llevará tanto a los planes médicos como a los presupuestos gubernamentales de salud a la quiebra.  No hay ningún presupuesto financiero que pueda soportar indefinidamente el abuso de la sobre medicación y de las complicaciones de salud que continua agravándose si el paciente diabético no logra mejorar su control de la diabetes.

En verdad el énfasis nunca debió haber sido: “reducir los niveles de glucosa para controlar la diabetes”.   No hace lógica PERMITIR QUE LA GLUCOSA SUBA DEMASIADO PARA DESPUÉS TRATAR DE REDUCIRLA con medicamentos.  Permitir que la glucosa suba demasiado (más de 130 mg/dl), para luego tener que preocuparse por “bajar la glucosa”, es algo así como todos los días prenderle fuego a la casa donde uno vive para luego estarse preocupando en cómo apagar las llamas.  Hay medicamentos modernos que pueden reducir la glucosa pero no están libres de efectos negativos a la salud y en ese sentido ningún medicamento es seguro.  Por otro lado los gobiernos no van a poder indefinidamente continuar subsidiando un presupuesto de salud que los está llevando a la quiebra por los costos en los medicamentos y en los servicios médicos.  Está bien la idea de que los que estamos saludables paguemos contribuciones para que se ayude a los que están enfermos que tienen menos recursos que nosotros pero esto ya está llegando a un nivel ridículo que a todas luces se hará insostenible si los pacientes no se educan para controlar su propia condición.

El único verdadero énfasis correcto y la meta real para lograr un verdadero control de la diabetes debe ser: ¡EVITAR QUE LA GLUCOSA SUBA POR ARRIBA DEL PUNTO DE PELIGRO!   La otra meta que acompañaría a esta anterior debe ser LOGRAR QUE LA GLUCOSA SIEMPRE PERMANEZCA DENTRO DE LOS RANGOS NORMALES.

Podemos definir el PUNTO DE PELIGRO como 130 mg/dl.  La escena ideal sería que la glucosa nunca suba por arriba de 130 mg/dl al medirla a las 2 horas de haber comido.  Los verdaderos daños a la vista, nervios, riñones, corazón y a la salud en general empiezan a ocurrir cuando se sobrepasan los 130 mg/dl, por eso le llamo el PUNTO DE PELIGRO. (Basta G et al, 2004)  (Uribarri J et al., 2005)  (Toma L et al, 2009 ) (Bonnefont-Rousselot D, 2002 )

El RANGO NORMAL donde debería siempre encontrarse el nivel de la glucosa de un diabético a las 2 horas después de cada comida es entre 60 mg/dl y 130 mg/dl. Mantener la glucosa dentro de este rango normal en las medidas de glucosa que se hagan a las 2 horas después de haber comido es lo único que propiamente merecería llamarse BUEN CONTROL DE LA DIABETES.  Cada momento en el que la glucosa sobrepasa los 130 mg/dl representa un momento de DESCONTROL más un momento de PELIGRO para el diabético por los daños a las células que causa la glicación[2].  De la misma forma, si pasara que la glucosa a las 2 horas de una comida estuviera por debajo de 70 mg/dl el diabético se arriesga a una hipoglucemia (nivel demasiado bajo de glucosa) y también es un momento de DESCONTROL. Mientras más establemente se logre mantener la glucosa dentro del rango NORMAL (70 mg/dl a 130 mg/dl) mejor control de la diabetes se tendrá y menores daños se le causarán al cuerpo. (Hirsch IB, Brownlee M., 2005)

La GLUCOSA EN AYUNO es otra medida importante y es un índice del funcionamiento del hígado de un diabético y del buen o mal control que el diabético está teniendo sobre su diabetes.  El hígado es un “tanque de reserva de glucosa” (la glucosa almacenada se llama “glucógeno”) que cuando funciona bien mantiene los niveles de glucosa en su rango normal durante toda la noche.  Lo único medianamente aceptable es que al despertar y después de 8 horas sin haber comido la glucosa en ayuno sea menos de 100 mg/dl (99 mg/dl o menos).  Los diabéticos que amanecen con un nivel de glucosa de más de 85 mg/dl tienen un riesgo mayor de ataques al corazón.  Esto se demostró en un estudio con casi 2,000 hombres saludables que no eran diabéticos cuya glucosa en ayuno se midió por más de 22 años corridos.  Los resultados fueron sorprendentes ya que demostraron que los diabéticos que tenían niveles de glucosa en ayuno de más de 85 mg/dl tenían un 40% más de aumentos en muertes por enfermedades cardiovasculares[3].   Por lo tanto, lo inteligente sería tener una meta de nunca tener más de 85 mg/dl al tomarse la medida de glucosa en ayuno.  (Bjørnholt JV et al., 1999)

PRUEBAS PARA DIAGNOSTICAR Y MEDIR LA DIABETES

Existen varios tipos de pruebas que le ayudarán a saber si está controlando su diabetes o si la diabetes le está controlando a usted.   Estas pruebas, que son medidas científicas específicas, son las que guían al paciente y a su médico en el camino hacia el “control de la diabetes”.

PRUEBA DE GLUCOSA EN AYUNO:

La prueba más común es la de Glucosa en Ayuno (GA) que refleja la medida de glucosa en sangre en un momento en el que una persona ha pasado por lo menos 8 horas sin ingerir alimentos, como cuando usted recién despierta por la mañana.  Esta prueba es certera y los resultados no se afectan por su edad o por la cantidad de ejercicio físico que usted haga. Muchos médicos la prefieren porque es fácil, rápida y económica.  Su doctor compara los resultados de su prueba de glucosa en ayuna contra lo que se considera niveles normales que es tener no más de 99 mg/dl de glucosa en ayuno.  Si su prueba mide 126 mg/dl o más su médico posiblemente ordenará otra prueba por sospechas de diabetes. Si la segunda prueba, hecha en otro día, también refleja que usted tiene 126 mg/dl o más usted tiene diabetes.

Si su glucosa mide en el rango de 100 mg/dl a 125 mg/dl usted ya está padeciendo de prediabetes.  Seria hora de abrir los ojos y cambiar su curso de acción para evitar entrar a la diabetes que es un tipo de “calle sin salida” porque aunque es cierto que usted puede controlar la diabetes una vez la tenga no sé de casos que pueda realmente decirse que “ya no la tienen” o que “se curaron”.  Para mí que la verdadera diabetes se puede controlar pero no se puede curar porque siempre que se abusen de los carbohidratos refinados (alimentos Tipo E=ENEMIGOS del control de la diabetes) usted tendrá por periodos prolongados unos niveles de glucosa superiores a 130 mg/dl e inevitablemente su cuerpo no tardará en reflejar los daños.

Usted puede y debe hacerse frecuentemente su propia prueba de glucosa en ayuno con la ayuda de su glucómetro y las tirillas de medir la glucosa en su sangre.

Diabetes patient making glucose level blood test

PRUEBA HEMOGLOBINA GLUCOSILADA[4] (A1c):

La hemoglobina es una proteína (imagínese un pequeño pedacito de su carne) que existe dentro de las células que forman su sangre.  La hemoglobina es de color rojo por lo cual su sangre tiene un color rojo.  El trabajo vital de la hemoglobina es llevar oxígeno desde los pulmones hacia todas las células del cuerpo.  En otras palabras la hemoglobina es la que permite que las células de su cuerpo puedan respirar oxígeno para mantenerse vivas.  La glucosa, cuando llega a niveles excesivos (130 mg/dl o más) penetra las células de la sangre y como la glucosa es una sustancia “pegajosa” se pega a la hemoglobina causándole la muerte en un proceso llamado glicación. Mientras más glucosa haya en su sangre mayor serán los daños de la glicación.  La prueba de “Hemoglobina Glucosilada” también llamada “prueba A1C” mide cuanto por ciento (que parte o proporción) de la hemoglobina de su sangre ya ha muerto por causa del exceso de glucosa.  Imagínese pedacitos de usted que se han muerto para que tenga una mejor idea.

La prueba de hemoglobina glucosilada (A1c) es una de las pruebas principales que los médicos utilizan para detectar la diabetes pero adicionalmente es la mejor prueba que existe para saber si se están EVITANDO LOS DAÑOS que la diabetes fuera de control puede causar.  La prueba A1C es excelente debido a que refleja el promedio de glucosa que el diabético ha tenido en los últimos 3 meses.  Yo le diría que la A1C (hemoglobina glucosilada, hemoglobina muerta por la glucosa) puede considerarse como la PRUEBA SUPREMA de un diabético para saber si ha estado controlando la diabetes o si la diabetes le ha estado controlando a él o ella.  En realidad la prueba A1C es para el diabético como un EXAMEN FINAL porque refleja cuan buen o mal control ha estado teniendo en los últimos 3 meses.

La prueba A1C (hemoglobina glucosilada) está diseñada para hacerse en un laboratorio aunque últimamente se han visto equipos económicos y desechables que le permiten a un diabético medirse su prueba A1C en la comodidad de su casa.  No le garantizo que la exactitud de la prueba desechable de A1C sea de tanta exactitud como la que procesa un laboratorio profesional.

¿QUÉ SERÍA UN POR CIENTO “NORMAL” EN LA PRUEBA A1c?

 Hay desacuerdos entre los expertos en diabetes en cuanto a lo que podría considerarse un resultado de “por ciento normal” de hemoglobina glucosilada en la prueba A1c.   Mi doctor favorito de la diabetes, el doctor Richard Bernstein, quien personalmente es un diabético Tipo 1, en la página 54 de la tercera edición de su libro Dr. Bernstein’s Diabetes Solution dice (traducido del inglés):

“Para mis pacientes diabéticos los resultados de las pruebas A1c normal fluctúan entre 4.2 por ciento a 4.6 por ciento de hemoglobina glucosilada. La mia propia mide consistentemente 4.5 por ciento.”  (Richard K. Bernstein, MD, 2007)

El doctor Bernstein utiliza una dieta extremadamente baja en carbohidratos para sus pacientes y su estándar de control de diabetes puede ser bastante más difícil de lograr que el que recomiendo en la Dieta 3×1.  Quizás el punto a ver aquí es que en realidad sí se pueden lograr reducir la cantidad de glicación (daño celular por exceso de glucosa) cuando se utiliza una dieta correcta para lograrlo que definitivamente tendrá que ser una dieta baja en carbohidratos refinados o lo que en el libro Diabetes Sin Problemas© llamamos alimentos Tipo E (ENEMIGOS del control de la diabetes).

La organización que establece el procedimiento estándar que los laboratorios deben hacer para ofrecer la prueba A1c se llama NGSP y es una organización afiliada a la Universidad de Missouri en Estados Unidos.  Esta organización, después de hacer estudios con personas normales que no son diabéticos, determinó que los niveles normales de la prueba A1c deben estar entre 4.5 por ciento y 6.0 por ciento.  Yo definitivamente le recomendaría que usted no se permita estar más arriba de 6.0 por ciento en su prueba de A1c porque estarlo significa que hay partes de usted que se están muriendo en exceso y los daños no van a tardar en alcanzarle.

Por otro lado la Asociación de Diabetes Americana (ADA) recomienda un nivel de hemoglobina glucosilada (A1c) menor de 7.0 y la Asociación Americana de Endocrinología Clínica (AA-CE) recomienda un nivel de A1c de menos de 6.5.  Pero, los doctores como Richard Bernstein explican que estos niveles recomendados son demasiado altos y que se han venido recomendando porque en realidad la medicina tradicional no ha encontrado una manera efectiva de reducir la glucosa a un punto menos dañino.  Los doctores que más éxito han tenido ayudando a sus pacientes a controlar la diabetes, como el doctor Frank Shallenberger (libro The Type II Diabetes Breakthrough), recomiendan una hemoglobina glucosilada que nunca sea mayor a 5.5.  Durante el estudio medicamente supervisado que hicimos en NaturalSlim con 25 diabéticos vimos que algunos de ellos lograron reducir su hemoglobina glicosilada (A1c) a niveles tan bajos como 4.2 utilizando la Dieta 3×1.  O sea, que se puede lograr.

Viendo los estudios clínicos que se han hecho no estoy de acuerdo con la opinión de la Asociación de Diabetes Americana (ADA) que establece que 7.0 es aceptable para un diabético. Tampoco estoy de acuerdo con la de la Asociación Americana de Endocrinología Clínica que aceptaría un 6.5 como un buen por ciento en su A1c.  Yo le recomendaría que usted trate todo lo posible por mantenerse lo más cercano a 5.0 que pueda y si logra llevarlo a menos de 5.0 todavía sería mejor.  Estudios clínicos en Estados Unidos y en varios otros países encontraron que mejorar el control de la glucosa beneficiaba tanto a los diabéticos Tipo 2 como a los Tipo 1.  En general, cada punto de por ciento que se redujera en la prueba A1c (ejemplo, de 7.0% a 6.0%) puede reducir las complicaciones de salud (enfermedades de los ojos, riñones y nervios) hasta por un 40%.  (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades CDC, 2011)

La prueba A1c debería hacerse por lo menos 2 veces al año para evitar problemas.  Si tiene un plan de seguro médico puede que usted tenga que pagar un deducible un poco más alto por ella pero créame, vale la pena saber cómo han estado sus niveles de glucosa afectando la hemoglobina porque ello es un índice claro de cuanto bienestar o daño se le ha venido haciendo al cuerpo.  La escena ideal, para conservar la salud, sería que usted se hiciera la prueba A1C cada 3 meses o sea 4 veces al año.  Es interesante que hay personas que acostumbran llevar su carro por lo menos 2 veces al año a su mecánico para un “tune up” y cambio de aceite preventivo porque lo consideran importante y sin embargo no invertirían un poco de tiempo y dinero en proteger su cuerpo de un daño mayor.

Tengo una hija querida que es diabética y que vive en México (país líder en obesidad y diabetes mundial) y ella sigue nuestra tecnología del metabolismo utilizando la Dieta 3×1.  Recientemente mi hija me enseñaba con orgullo su prueba A1c con resultado de 5.2% que es excelente para un diabético, tiene su diabetes totalmente bajo control.  Como doloroso contraste recientemente también tuve la experiencia de hablar con un diabético de 45 años de edad de Puerto Rico que está teniendo que hacer diálisis[5] unas 3 veces por semana porque ha sufrido daños a sus riñones y me enseño una prueba A1C con un increíble 22% de células muertas.   En verdad, después de conocer la información del libro Diabetes Sin Problemas©, es usted quien decide si va a estar bien o muy mal por causa de la diabetes.  Hay herramientas para controlar la diabetes sin tantos medicamentos pero tiene que utilizarlas.

Si usted se pone una meta de nunca estar más arriba de 6.0 por ciento en su prueba A1c y de acercarse lo más posible a 5.0 o inclusive menos de 5.0 estaría teniendo una verdadera oportunidad de evitar los problemas de salud que la diabetes le puede traer.  Para mí que un nivel “normal verdadero” debe estar alrededor de 5.0 por ciento o menos pero puede ser difícil de detectar en la población porque existe un consumo excesivo de carbohidratos refinados, alimentos Tipo E, que es lo mismo que está creando la epidemia de obesidad mundial.  Mientras más bajo sea su por ciento en la prueba A1C mayor control usted estará demostrando sobre su diabetes.

En este momento todavía no existe una prueba mejor que la prueba de Hemoglobina Glucosilada (A1c) que le dé un mejor estimado de cuanto control o cuanto descontrol usted está teniendo con la diabetes.  Sea como sea, si usted quiere evitar la pérdida de la vista, la impotencia sexual, los daños a sus riñones, un ataque al corazón o inclusive una amputación de sus piernas o manos debe lograr que su prueba A1c sea de 6.0% o menos.  Con la ayuda de este libro y la asistencia profesional de su médico usted lo puede lograr.  No lograrlo significará, a la corta o a la larga, no solamente daños irreparables a su cuerpo y a su salud sino también sufrimiento y gastos innecesarios para sus seres queridos.  Vea esta tabla con la cual al saber los resultados de su Hemoglobina Glucosilada (A1c) podrá usted saber cuáles han sido los promedios de glucosa que ha estado manteniendo durante la mayoría de su día.

Tabla A1c y Glucosa Promedio Estimada

Nota: observe que en la tabla anterior en Estados Unidos, en México y en varios otros países los glucómetros dan una lectura de los niveles de glucosa en la sangre, en miligramos por decilitro (mg/dl), mientras que el resto de las medidas mundiales es en milimoles por litro (mmol/l)[6]. En la mayoría de los países del mundo la glucosa se mide en milimoles por litro (mmol/l). La mayoría de los glucómetros se pueden programar para mostrar los resultados en miligramos por decilitros (mg/dl) o milimoles por litro.

Le ha dado mucha importancia a los resultados que usted pueda lograr en el por ciento de hemoglobina glucosilada de su prueba A1c simplemente debido a que a todas luces esta es la prueba que le dará a un diabético la PREDICCIÓN DEL FUTURO.  El libro, Diabetes Sin Problemas© (El Control de la Diabetes con la Ayuda del Poder del Metabolismo) tiene el propósito de EVITAR LOS PROBLEMAS que la diabetes descontrolada le causará al diabético y a sus seres queridos.  Existen muchas situaciones en la vida (negocios, relaciones, planes futuros) en las que no es posible predecir el futuro por más que uno trate.  No obstante la prueba A1c sí le permite al paciente diabético saber cuánto daño está acumulando su cuerpo y eso le da una predicción clara de lo que le espera en el futuro: sufrimiento o salud.

Para diagnosticar la diabetes los médicos utilizan principalmente dos pruebas: Glucosa en Ayuno y Hemoglobina Glucosilada (A1c).  La forma en que saben los médicos si alguien tiene o no diabetes es comparando los resultados de estas dos pruebas con lo que serían los resultados normales.  De médico a médico el criterio de si se debe declarar a la personas como diabético o no puede fluctuar un poco pero en general hay bastante acuerdo en los siguientes valores para los médicos diferenciar y decidir (hacer el diagnóstico[7]) entre lo que es normal, prediabetes o diabetes.

PRUEBAS SANGRE A1C Y GLUCOSA EN AYUNO

TOLERANCIA A LA GLUCOSA ORAL:

La prueba de Tolerancia a la Glucosa Oral (TGO) es una prueba que se hace en un laboratorio y es bastante dura de hacer porque tiene usted que llegar en ayuno (sin haber comido nada en por lo menos 8 horas) para luego pasar unas 3 horas en el laboratorio mientras le dan a beber una cantidad de glucosa (unos 75 miligramos) y le miden la glucosa en sangre cada 30 o 60 minutos para ver como su cuerpo la tolera.  Aquí lo que se está midiendo es la habilidad del cuerpo de mantener los niveles de glucosa en los rangos normales lo cual también mide la sensibilidad de sus células a la insulina que produce su páncreas.   Se utiliza esta prueba para detectar diabetes o prediabetes.  Adicionalmente esta prueba es buena para detectar la llamada “resistencia a la insulina[8]” (insulino resistencia) que de continuar por demasiado tiempo terminará por requerir que usted se inyecte insulina.  Si la resistencia a la insulina continúa por demasiado tiempo las células productores de insulina de su cuerpo “se queman” en un esfuerzo por producir aún más insulina para reducir la glucosa y usted sin remedio terminará dependiendo de inyectarse insulina para sobrevivir.

Esta prueba siempre se hace en un laboratorio comercial debido a que requiere múltiples mediciones cada 30 o 60 minutos y el proceso entero de la prueba puede tardar hasta 3 horas.

GLUCOSA A LAS 2 HORAS DE HABER COMIDO (POSPANDRIAL[9]):

La prueba que mejor va educando al paciente diabético es la que él mismo se hace con su glucómetro a las 2 horas después de haber ingerido una comida.  Los diabéticos mejor controlados son aquellos que se toman su glucosa en ayuna todos los días y adicionalmente por lo menos una medida de glucosa 2 horas después de una de las 3 comidas del día.  Esto es así cuando usted ya tiene los niveles de glucosa rondando el rango meta de control (70 mg/dl a 130 mg/dl durante todo el día).  Si usted ha tenido medidas erráticas con drásticas subidas y estrepitosos declives (hipoglucemia), o lo que llamaríamos una “montaña rusa de medidas de glucosa” seria primero recomendable asumir el CONTROL midiéndose 4 veces al día (glucosa en ayuno y otra medida a las 2 horas después de cada una de las otras 3 comidas del día: desayuno, almuerzo y cena).  Yo sé que estos son 4 pinchazos por día y que las tirillas de medir no son gratis.  Pero, me parece que en lo que usted aprende a reconocer que efecto tuvo cada combinación de alimentos que usted eligió para su Dieta 3×1 en su nivel de glucosa esto sería lo más inteligente.  No se puede lograr el CONTROL de la diabetes si antes usted no pasa por un proceso de aprendizaje de como SU CUERPO (que no es igual al de nadie) reacciona a lo que usted está comiendo.  Cuando usted de forma consistentemente pueda evitar que la glucosa haya sobrepasado el punto de daño, que son los 130 mg/dl, usted podría entonces reducir el número de medidas de glucosa que se hace por día a una o dos por día.  Lo que es seguro es que si no toma usted el CONTROL de la diabetes la diabetes tomará el CONTROL de usted.  Estos pinchazos con muestra de sangre para medir su glucosa pueden representar la diferencia en evitar la pérdida de la vista, los riñones, la neuropatía diabética, un ataque al corazón y hasta la impotencia sexual.

Esta prueba de glucosa pospandrial (2 horas después de las comidas) usted la puede y la debe hacer con su propio glucómetro lo suficientemente a menudo como para convertirle a usted (el paciente diabético) en un “experto en predicción”.  Es posible para un diabético llegar a conocer tan bien las reacciones de su cuerpo a los alimentos que pueda predecir con bastante precisión cuánto aproximadamente medirá su glucosa a las 2 horas de haber comido.  Es cuestión de interesarse en realmente conocer su cuerpo.  El ser humano no tiene límites en lo que puede lograr si realmente se propone algo firmemente.

METAS EN MEDIDAS PARA LOGRAR EL “CONTROL DE LA DIABETES”

                Si el diabético está controlando la diabetes o si la diabetes le está controlando a él o a ella se sabe por los resultados de estas 3 pruebas:

12-11-2013 2-01-57 PM

Las primeras dos pruebas, Glucosa en Ayuno y Glucosa Pospandríal (2 horas después de cada comida), usted se las hace con su glucómetro y podrían ser consideradas como los exámenes cortos de “quiz de comprobación” que los maestros le hacían en la escuela para medir periódicamente su aprovechamiento en los estudios.  La última prueba, la Hemoglobina Glucosilada (A1c) es su EXÁMEN FINAL como diabético y es la que determina si realmente usted está controlando la diabetes o si la diabetes le está controlando a usted.  Si su prueba A1C sale en más de 6.0 % usted está en riesgo. Un 6.0% quiere decir que 6 de cada 100 células de proteína de su sangre ya están muertas por el exceso de glucosa.  En Diabetes Sin Problemas© la meta para un “buen control” de la prueba A1c se fija en 6.0% o menos y para lograr lo que llamaríamos un “control excepcional” debe ser un 5.0% o menos.  El doctor Richard Bernstein en su libro Dr. Bernstein’s Diabetes Solution explica que él mantiene a sus pacientes diabéticos con resultados entre 4.2% y 4.6% en la prueba A1c lo cual es punto bien seguro donde se reduce dramáticamente la posibilidad de pérdida de la vista, daños a los riñones, ataques al corazón, neuropatía diabética o amputaciones.  (Richard K. Bernstein, MD, 2007)

METAS EN SALUD Y CALIDAD DE VIDA

 Además de las metas anteriores de lograr mantenerse en los rangos saludables de medidas de glucosa en ayuno o pospandrial y en lograr unos resultados en el rango aceptable (6.0% o menos) en su prueba de hemoglobina glucosilada (A1c) para evitar los daños a la salud deben haber otras metas en términos de salud y “calidad de vida” que son igual de importantes.

La primera meta en esta área podría ser: RESTAURAR EL METABOLISMO para sentirse bien con mucha energía y en plena salud mientras se evitan los terribles problemas (pérdida de la vista, amputaciones, neuropatía diabética, daños a los riñones, impotencia sexual, etc., etc.) que un descontrol en la diabetes puede ocasionar.   La característica principal de la vida es el MOVIMIENTO.  Las cosas vivas se mueven y las cosas muertas no se mueven.  Cuando se restaura el metabolismo se aumenta la ENERGIA que producen las células del cuerpo y la persona en efecto tiene más vida porque su cuerpo tiene más movimiento.   Muchos de los diabéticos obesos que adelgazaron en los centros NaturalSlim han podido regresar a participar de actividades deportivas o de entretenimiento que ya habían perdido al engordar y mantener su diabetes sin un buen control.  Otros han podido mejorar su desempeño en sus trabajos y sus ingresos simplemente porque les regresó la SALUD y la ENERGIA que brinda un metabolismo en buen estado.

La segunda meta podría ser REDUCIR LA DEPENDENCIA DE LOS MEDICAMENTOS a través de un buen control de la diabetes.  Invariablemente los diabéticos que aplican las recomendaciones de este libro Diabetes Sin Problemas© (hidratación adecuada, Dieta 3×1, limpieza de hongos, calidad de sueño, ejercicio, etc.) reducen tanto sus niveles de glucosa que muchos traen su diabetes a un punto donde sus médicos determinan que deben reducirles o eliminarles las dosis de los medicamentos tanto para el control de la diabetes (insulina inyectada, metformina[10]  y otros) como los medicamentos para otras condiciones relacionadas (alta presión, colesterol, triglicéridos, tiroides, insomnio, depresión, etc.).   En 15 años de práctica con diabéticos obesos que recibían nuestra asistencia en el sistema NaturalSlim vimos y documentamos los casos de miles de diabéticos que al adelgazar, hidratar su cuerpo, eliminar los refrescos, leche y los jugos de frutas lograron reducir su dependencia de medicamentos en muchos casos a cero.   Inclusive  vimos y documentamos varios casos de hombres diabéticos que padecían de impotencia sexual que pudieron recobrar su función sexual normal sin la dependencia de medicamentos como Viagra®[11].

La dependencia en medicamentos para controlar la diabetes también aumenta el riesgo de problemas de salud por errores o malos cálculos en las dosis a usar de los medicamentos.   Los medicamentos son químicos que no son naturales al cuerpo humano y todo lo que usted haga para ayudar a su médico a reducirle las dosis le vendrá bien.  Un estudio reflejo que un 28% de todas las visitas a las salas de emergencia estaban relacionadas a los efectos secundarios causados por los medicamentos.   (Tafreshi MJ,et al., 1999 )  Hay varios otros estudios que apuntan a lo mismo, los medicamentos recetados no deben ser la primera sino la última opción para reducir los niveles de glucosa de un diabético.    (Queneau P,et al., 2007)  (Yee JL,et al., 2005)

No existe tal cosa como un medicamento recetado o de venta libre que no tenga algún efecto secundario o potencialmente peligroso para su salud.  Es aconsejable para los diabéticos y para el público en general el evitar, siempre que sea posible, hasta los medicamentos que no requieren receta médica que se consideran de uso común porque pueden ser peligrosos.  Por ejemplo, en el año 2003 los investigadores de un estudio que incluyo a más de 20 centros médicos de Estados Unidos descubrieron que el medicamento analgésico[12] común llamado acetaminophen (en algunos países llamado “Paracetamol”) que se vende bajo la marca Tylenol® había sido el causante de más de la mitad (51%) de todos los casos de daños al hígado.  (Lee WM et al., 2003)

Es importante que usted logre reducir la dependencia en los medicamentos recetados.  Fíjese que el estudio clínico ACCORD, donde participaron más de 10,000 pacientes, demostró que los diabéticos que lograban reducir la glucosa y mantener el “control de la diabetes” principalmente dependiendo de los medicamentos, no lograban reducir los ataques al corazón aun teniendo “niveles normales de glucosa” y mientras usaban más altas dosis de medicamentos recetados para tratar de lograrlo.   Pero peor aún, entre el grupo de los diabéticos que forzaron sus niveles de glucosa a bajar a través de la medicación hubo más muertes que los que no bajaron la glucosa con la ayuda de los medicamentos. La medicación químicamente puede lograr mantener los niveles de glucosa en un “rango normal” pero los diabéticos que lo hacen de esta forma, y dependiendo de los medicamentos recetados, se mueren en una mayor proporción.  Este estudio también demostró que la medicación agresiva no es la mejor solución porque inclusive los episodios de hipoglucemia (bajones de glucosa que producen mareos o accidentes) aumentaron dramáticamente en los diabéticos que estaban siendo agresivamente medicados para controlar los niveles de glucosa. (Boussageon et al, 2011)   De hecho los investigadores de este estudio llamado ACCORD llegaron a la siguiente conclusión (traducida del inglés):

“Los resultados generales de este meta-análisis[13] no demuestran un beneficio del tratamiento para la reducción intensiva de la glucosa en la incidencia de mortalidad por todo tipo de causas o en la muerte por problemas cardiovasculares.  Un aumento de 19% en la mortalidad por todos los tipo de causas y un 43% de aumento en la mortalidad por problemas cardiovasculares no pueden ser excluidos.”   

La tercera meta podría ser LOGRAR ADELGAZAR si resulta que usted pertenece a ese 85% de los diabéticos que tienen problemas de sobrepeso u obesidad.  Para los diabéticos que están sobrepeso u obesos los beneficios de adelgazar son múltiples.  Les baja la presión arterial, se les regulan los niveles de colesterol y triglicéridos, se le dejan de hinchar las piernas, se les mejora dramáticamente los problemas de mala circulación, se les mejora increíblemente la calidad de sueño, les aumenta la energía al punto que no se cansan con facilidad y su estado emocional más estable y sereno se hace notar.  En NaturalSlim no cesamos de maravillarnos por las dramáticas mejorías de salud que obtienen los diabéticos que adelgazan.  Todavía después de 15 años de ver a miles y miles de diabéticos que al mejorar su metabolismo tal parecía que “regresan a la vida” no nos deja de sorprender lo que un buen “estilo de vida saludable” puede lograr.  En los centros NaturalSlim hemos visto cientos de casos de diabéticos obesos que parecían apnea del sueño que al adelgazar se les desapareció totalmente la apnea del sueño.

La cuarta meta podría ser LOGRAR LOS NIVELES DE GLUCOSA NORMALES QUE TIENEN LAS PERSONAS SIN DIABETES.  A usted, en este momento esta meta pudiera parecerle irreal, sobre todo si ya usted lleva muchos años “batallando con su glucosa” sin tener buenos resultados y recibiendo constantes regaños o advertencias de su médico.  Lograr niveles de glucosa iguales a los de las personas sin diabetes es posible en muchos casos.  Lo que es siempre cierto es que no se puede controlar algo que no se comprende. Tratar de controlar la diabetes sin entenderla es algo así como tratar de volar un avión sin haber dedicado tiempo a aprender lo que tiene que saber un piloto aéreo para volar sin estrellarse.   Si usted no tiene una buena compresión de la diabetes y de sus distintos factores de descontrol usted tarde o temprano se estrellará.  Si usted decide que el único que tiene que saber mucho sobre la diabetes es su médico usted sin remedio se dirige hacia el sufrimiento que la diabetes de seguro le causará a usted y a sus seres queridos, porque quiéranlo o no, se verán afectados por los problemas que causará su falta de conocimiento.

Según explica el doctor Richard Bernstein las personas que no padece de diabetes generalmente mantienen unos niveles de glucosa en la sangre de entre 80 mg/dl a 100 mg/dl.  Aunque existen momentos en los que la glucosa puede subirles tan alta como a 160 mg/dl o tan baja como 65 mg/dl estas variaciones no son usuales.  El cuerpo trata siempre de mantener la llamada homeostasis[14] que es un estado de equilibrio interno donde el cuerpo hace lo posible por evitar las fluctuaciones o cambios excesivos.  Lograr niveles de glucosa normales como los de una persona que no es diabética es posible para muchos diabéticos si aprenden a controlar su diabetes con la ayuda del metabolismo.  Personalmente conozco a cientos de diabéticos que adelgazaron con el sistema NaturalSlim e inclusive a algunos que lo lograron después de leer mi libro El Poder del Metabolismo donde por primera vez se explican los factores del metabolismo que pueden ayudar a una persona a adelgazar y a controlar la diabetes.  Tenemos sus testimonios, tenemos sus copias de análisis de laboratorios, SE PUEDE LOGRAR.  Hay diabéticos que lograron tan buen control de su diabetes aplicando los conocimientos sobre el metabolismo que ellos juran que “ya yo no soy diabético” o “me curé de la diabetes”.  Aunque sé que estos diabéticos están llenos de entusiasmo por sus resultados yo soy más realista y reconozco que hasta donde yo sé la diabetes no tiene cura.  Lo que sí se puede lograr a través de la aplicación de los conocimientos sobre el metabolismo humano es un nivel de control tan excelente que el diabético llegue a sentir que ya no tiene diabetes.   En realidad, continua teniendo diabetes y debe permanecer de por siempre visitando periódicamente a su médico.   Al punto aquí es que HAY ESPERANZA.

El libro Diabetes Sin Problemas© es un enfoque totalmente fresco para controlar la diabetes utilizando el sentido común y los conocimientos que se han incorporado en la tecnología de restaurar el metabolismo que por más de 15 años hemos utilizado con éxito en los centros para adelgazar NaturalSlim.   Tal como sugiere el dicho “por el fruto se conoce el árbol” la prueba final de si lo que sugiero en mi libro es cierto o no estará en los resultados que usted o su ser querido obtendrá al aplicarlos a sus vidas.   Recuerde consultar con su médico antes de empezar a aplicar mis recomendaciones sobre intentar el control de la diabetes con la ayuda del poder del metabolismo.


 

[1] Patente: Cuando una compañía farmacéutica crea una nueva droga o medicamento entra a un periodo de protección legal en el que ninguna otra compañía puede vender ese mismo medicamento por lo cual tienen una exclusividad que les permite no tener ninguna competencia y cobrar por su medicamento el precio que ellos deseen.  A esta protección se le llama “una patente”.

[2] Glicación: La glucosa como todo azúcar tiene una característica de ser “pegajosa” como lo es la miel o como sería el almíbar que usted podría crear al derretir el azúcar de mesa para preparar un postre.  El exceso de glucosa se pega a las proteínas de las células, les quita la respiración y en efecto las ahoga en glucosa por lo cual les destruye su funcionamiento normal.  La glicación causada por el exceso de glucosa va destruyendo los tejidos más delicados del cuerpo que incluyen sus riñones, los ojos, la función sexual y otros.  La glicación está muy relacionada al envejecimiento, a las cataratas y a otras complicaciones de salud.

[3] Enfermedades cardiovasculares: el sistema cardiovascular es el sistema circulatorio del cuerpo por donde pasa la sangre que incluye el corazón, las venas, las arterias y los capilares (los más pequeños conductos de sangre).  Los daños a este sistema que está compuesto de todos los conductos por sonde fluye la sangre que le da vida a las células producen ataques al corazón, derrames cerebrales y otros serios problemas de salud.

[4] Glucosilada: Se refiere al daño que la glucosa excesiva puede causar a las proteínas que componen las células del cuerpo.  En efecto quería decir “daño que la glucosa le ha hecho a las células”.  Por ejemplo, la prueba de “hemoglobina glucosilada” (A1c) mide cuanta “glicación” (destrucción celular) ha causado la glucosa.

[5] Diálisis: procedimiento médico con el cual se utiliza una máquina que funciona como riñón artificial para limpiar la sangre de una persona cuyos riñones han sufrido daño.

[6] Milimoles por litro (mmol/l): Los milimoles por litro son una unidad de medida que muestra la concentración de glucosa en un litro de sangre.  Esta unidad de medida se usa en las revistas científicas médicas y en ciertos países para indicar los resultados de los niveles de glucosa en sangre. Para convertir milimoles por litro (mmol/l) a miligramos por decilitro (mg/dl) sólo hay que multiplicar los mmol/l por 18.  Por ejemplo 10 mmol/l de glucosa sería lo mismo que 180 mg/dl.

[7] Diagnóstico: un diagnóstico  es la acción que hacen los médicos para interpretar los análisis de laboratorio y las manifestaciones de salud que tiene un paciente de forma de determinar qué tipo de enfermedad o condición está padeciendo la persona y así poderle ofrecer un tratamiento médico adecuado. La palabra viene del griego diagnostikós, que a su vez está compuesta de día-, “a través”, y gnosis, “conocimiento”.

[8] Resistencia a la insulina: También llamada “insulino resistencia” es una condición bajo la cual las células de su cuerpo se hacen insensibles a la insulina por lo cual los niveles de glucosa permanecen demasiado altos y su cuerpo, en especial el sistema circulatorio y el corazón, empiezan a sufrir daños permanentes.  Es una condición asociada al llamado “hígado graso” y a la obesidad que padecen la mayoría de los diabéticos.

[9] Pospandrial: posprandial significa “después de las comidas”. “Dolor posprandial” significa “dolor después de lo que se comió”, “glucosa pospandrial” sería la medida de glucosa “después de haber comido”. Palabra se construye de la combinación de “pos” (después) y del Latín “prandium” que quiere decir “comida”.

[10] Metformina: medicamento recetado que se vende bajo la marca “Glucophage” que en español se traduciría a “glucófago” que quiere decir “comedor de glucosa” por su efecto reductor de la glucosa de la sangre de un diabético.  Se utiliza en diabéticos con sobrepeso cuando la dieta no ha sido 100% efectiva en reducir la glucosa.

[11] Viagra: un medicamento recetado para la “disfunción eréctil” que es la forma técnica de llamar a la “impotencia sexual” en los hombres.

[12] Analgésico: medicamento que quita dolor, como la aspirina.

[13] Meta-análisis: se refiere a un método de combinar los resultados de varios estudios clínicos para identificar factores comunes entre ellos que puedan ayudarnos a obtener conclusiones o conocimientos de utilidad al mirar los resultados de un variado grupo de estudios en vez de un solo estudio.

[14] Homeostasis: palabra del griego hómos, “similar”; y stasis “mantenerse quieto”; que define la propiedad que tiene el cuerpo humano para regular su ambiente interno tratando de mantener una condición estable.  El cuerpo humano trata de mantener su equilibrio interno como por ejemplos entre rápido y lento, entre ácido y alcalino, entre frio y caliente y busca de todas formas mantener una estabilidad para el organismo.

LA DIETA 3×1® PARA CONTROLAR LA DIABETES

410260c781a880a64f1699565c0032dcLa Dieta 3×1 que se sugiere en el libro Diabetes Sin Problemas (El Control de la Diabetes con la Ayuda del Poder del Metabolismo) en realidad es un plan de alimentación diseñado para restaurar el metabolismo.  Los problemas tanto de la diabetes como de la obesidad son en realidad problemas de desajustes metabólicos que involucran al sistema nervioso y hormonal del cuerpo.  Detrás de cada diabetes descontrolada o de cada persona obesa existen unos desbalances en la alimentación que la misma persona está creando a falta de información correcta sobre las proporciones que debería consumir de cada uno tipo de los tipos de alimentos: proteínas, grasas y carbohidratos.

El énfasis de la Dieta 3×1 es proveer una forma simple y fácil de entender de cómo lograr un balance adecuado entre proteínas, grasas y carbohidratos tomando en consideración el hecho de que cada tipo de alimento que se ingiere tiene cierto impacto sobre el sistema nervioso y sobre el sistema hormonal.  La diabetes, según se define en todos los diccionarios médicos,  es un “desorden metabólico” y como tal necesita regularse el metabolismo para controlar la diabetes.

Por otro lado, es una pena que tengamos que utilizar la palabra “dieta” para explicar este tema. Esto es debido a que “dieta” es una palabra contaminada con las experiencias negativas de pasar hambre, sufrir por no poder comer lo que a uno le gusta, tener múltiples prohibiciones de “no comas esto ni aquello” más mil otras “opiniones expertas” muchas de las cuales además de que se contradicen entre sí no conducen a un buen control de la diabetes ni a bajar de peso de forma permanente para los que lo necesitan.  Las sugerencias y recomendaciones de comer 6 u 8 pequeñas comidas durante el día, contar calorías, hacer más ejercicio aunque uno se sienta sin energía para mover el cuerpo, todas están basadas en una teoría que se aplica desde hace más de 40 años que señala al consumo excesivo de calorías no sólo como el causante de la obesidad sino como la solución al control de la diabetes.  Bueno, perdonando mi irreverencia a los expertos y como dice la biblia “cada árbol por su fruto se conoce”.

De hecho, la palabra “dieta” proviene del griego dayta, que significa “régimen de vida”.  Con el tema del metabolismo lo que se está tratando de lograr en este libro es mejorar lo que yo llamo el “estilo de vida” a través de proveerle al lector los conocimientos sobre cómo funciona su cuerpo y los hábitos (hidratación, selección y proporción de los alimentos, descanso, ejercicio y otros) que le pueden restaurar la producción natural de energía que crea su metabolismo para con ella lograr controlar la diabetes.

calorie

CONTAR CALORÍAS FUNCIONA SÓLO PARA ALGUNOS

En los centros NaturalSlim (www.rebajar.com) por más de 15 años y de forma rutinaria hemos obtenido resultados excelentes con los diabéticos que vinieron donde nosotros para adelgazar.  Sin embargo nunca utilizamos el conteo de calorías porque al tratar el metabolismo de una persona con desajuste metabólico, como los obesos y diabéticos, simplemente no responde bien a una dieta baja en calorías.

El concepto básico sobre la teoría de las calorías es que los alimentos son solamente una fuentes de energía (un combustible) y que esa energía se puede medir.  Esto es una verdad ya que los alimentos, al igual que toda la materia que nos rodea, incluyendo las partes de nuestro cuerpo, están formados de materia compuesta de energía (átomos, electrones y protones) como se estudia en la física[1].   Toda la materia está formada de energía, de eso no hay dudas.  Basados en esta teoría de las calorías se asume que toda persona que esté sobrepeso tiene que ser solamente debido a que está ingiriendo muchas más energía (calorías) que lo que está consumiendo su cuerpo por lo cual el cuerpo almacena el exceso de calorías en forma de grasa y que esto es la única causa de la obesidad.  Es un planteamiento razonable si consideramos la posibilidad de que el cuerpo humano es un tipo de caldera a la que se le añade demasiado carbón como combustible al punto que el exceso de carbón “engorda a la caldera” porque se acumuló al no lograse quemar en su totalidad.  Si esta conclusión fuera totalmente verdad bastaría con reducir las calorías (energía) que se le suplen al cuerpo y una persona no fallaría en adelgazar.  Pero en la realidad esto no funciona así para una buena parte de la población que padece del llamado “metabolismo lento”.

Es cierto que una persona puede comer de más y engordar.  Pero si este fuera el único factor causante de la obesidad o del descontrol en la diabetes entonces bastaría con reducir las calorías, poner la disciplina adentro, pasar un poco de hambre y el cuerpo no tardaría en adelgazar mientras que también se controlarían los niveles de glucosa de un diabético.   Bueno, siento decirle que no sucede así.  Yo fui una persona obesa desde niño y traté todas las dietas habidas y por haber.  De hecho me pasé más de la mitad de mi vida haciendo distintas dietas, contando calorías, tratando de hacer ejercicio aunque no tenía mucha energía.  Estuve “bajando y luego subiendo de peso como un yo-yo” después de cada dieta.  Ya a los 40 años de edad yo tenía más de 50 libras (22 Kgs) de sobrepeso, padecía de alta presión, alto colesterol, altos triglicéridos, estaba siempre cansado, deprimido y sin energía.  Para colmo también me diagnosticaron una pre-diabetes porque la glucosa de la sangre estaba en un rango de casi diabetes.   Esto me pasó antes de que descubriera el tema del metabolismo y me pusiera a investigarlo.

La teoría de las calorías tuvo sus inicios con personajes antiguos como el médico internista alemán especializado en diabetes, dieta y metabolismo, Dr. Carl von Noorden, quien a principios de los años 1900 argumentaba que la única razón para engordar era consumir más calorías que las que habíamos gastado.  Todos los esfuerzos por traer la verdad al tema de la obesidad y a su relación estrecha con la diabetes, que de alguna forma haya sugerido que deben existir algunos otros factores además de comer excesivamente o de tener una vida sedentaria, han sido invariablemente atacados como “tonterías”. Esto ha sido así mientras que han continuado creciendo sin control las epidemias de obesidad y de diabetes,    En el tema de la insistencia en el conteo de calorías como única solución a la obesidad y al control de la diabetes aun cuando los resultados brillan por su ausencia y las crisis sociales que traen estas condiciones se agudizan, se enfatiza solamente los aspectos de la ciencia física[2] del asunto que se reduce a:

12-11-2013 1-26-21 PM

O sea, al formular la teoría de las calorías no se tomó en cuenta la biología[3] del cuerpo humano. No se toma en consideración el hecho de que el cuerpo humano posee vida por lo cual reacciona y se adapta de forma muy distinta a lo que pasaría con una caldera compuesta de una materia sólida y biológicamente muerta como lo es el acero.  En la física de una caldera de acero que quema carbón para producir el vapor que a su vez mueve el motor de un tren esta secuencia sería bastante cierta:

12-11-2013 1-27-36 PM

En la vida real el cuerpo humano, que es un organismo vivo no se comporta como una caldera o como un motor, por lo cual la teoría de las calorías, por lógica que suene, no ha dado los resultados esperados.  Para entender mejor el concepto que existe detrás de una dieta basada en reducir las calorías hace falta ir al origen de donde se inició esta teoría.  El término “caloría” viene del francés que a su vez se originó del latín “calor”.  En efecto una caloría es una medida de calor.  Fue un término creado por el profesor francés Nicholas Clément alrededor del año 1819 para describir y calcular la física de la conversión de la energía que contenía el carbón al quemarse dentro de una caldera para lograr calentar el agua al punto de convertirla en vapor y así lograr mover el motor de un tren.  O sea, fue un término creado para calcular la energía que podía producir el carbón al quemarse dentro de una caldera.   Una caloría se define como la cantidad de energía que se necesita para subir la temperatura de un kilogramo (2.2 libras) de agua desde 0 hasta 1°C (grado centígrado o grado Celcius)[4].  Aunque el término “caloría” se originaba en la física de los motores de vapor por mucho tiempo fue el único término disponible en los diccionarios para describir la energía y fue así que el químico americano Wilbur Olin Atwater lo encontró y lo utilizó por primera vez alrededor del año 1875 en relación a sus estudios sobre nutrición y metabolismo humano. Atwater fue el primero que creó las tablas de los valores nutricionales de los alimentos y desde ese entonces el término caloría pasó de medir la energía de una caldera de vapor a medir la energía que un alimento podría suplirle al cuerpo humano. Atwater fue un pionero que estableció los cimientos para la ciencia de la nutrición en los Estados Unidos. (Hargrove, History of the Calorie in Nutrition, 2006))

De seguro cada uno de nosotros conoce a por lo menos una de esas personas bien delgadas que parecen poder comer todas las calorías que deseen, de los alimentos menos recomendados (azúcar, dulces, postres, refrescos azucarados, pan, pizza, harina, chocolates, etc.), y que simplemente, coman lo que coman, no engordan.  También, si hemos sido observadores sin perjuicios, puede que conozcamos personas que comen muy poco y sin embargo engordan con gran facilidad o se les hace dificilísimo adelgazar (lo que llamamos “metabolismo lento”) aunque cuenten calorías y pasen hambre.   O inclusive es posible que usted misma o mismo sean uno de esos casos de los que padecen de un “metabolismo lento” al punto donde le parece que “yo engordo hasta de mirar la comida”.

El estudio sobre el metabolismo del cuerpo está motivado por la observación de lo que produce RESULTADOS POSITIVOS medibles y no se aferra a ninguna teoría.  Es un punto de vista práctico que reconoce que el cuerpo humano es un organismo vivo que reacciona a cada alimento de forma distinta y no necesariamente basado en su contenido de calorías.  O sea, es verdad que el metabolismo tiene que ver con la creación de ENERGIA del cuerpo y que esa energía es la que sostiene y permite la vida del cuerpo.  Pero, cuando observando el metabolismo del cuerpo de una persona empezamos a reconocer que de la misma forma que ninguno de nosotros es exactamente igual a ninguna otra persona todas las calorías no son iguales a todas las otras calorías.  O sea, que no es verdad que 100 calorías de vegetales sean igual a 100 calorías de donas e igual a 100 calorías de pechuga de pollo e igual a 100 calorías de arroz e igual a 100 calorías de queso e igual a 100 calorías de cualquier otro tipo de alimento.  Que además del valor nutricional el impacto de cada tipo de alimento a los sistemas nervioso y hormonal del cuerpo humano debe observarse y diferenciarse.  Que el cuerpo humano está vivo y que por tal razón reacciona de distinta forma a distintos alimentos y que la reacción de cada cuerpo es individual ya que hay alimentos que a Juan le vienen muy bien pero que el mismo alimento a Pedro le puede causar un efecto negativo.  Por ejemplo, para algunos de nosotros la proteína llamada “gluten[5]” que contiene el trigo (pan, harina, galletas, pizza, etc.) y algunos otros granos nos produce una reacción hormonal negativa que nos hace engordar y a algunos diabéticos le descontrola los niveles de glucosa en la sangre.  Siento también decirles, sobre todo a mis amigos mexicanos (consumidores de tacos), venezolanos o colombianos (consumidores de arepas) y a otros que por su cultura tienen una alimentación basada en el maíz, que para algunos de ustedes el consumo de maíz les hará imposible adelgazar o controlar su diabetes.  Hay una porción de la población que es intolerante al maíz y sus cuerpos reaccionan con un descontrol hormonal en su producción de insulina, glucagón, adrenalina y cortisol cuando consumen maíz o alimentos a base de ese grano (el maíz no es un “vegetal” es un grano).  A otros la carne roja les sienta muy mal, les engorda y les descontrola la diabetes mientras que a otros de nosotros la carne roja nos hace sentir con energía y nos adelgaza e inclusive nos ayuda a estabilizar los niveles de glucosa para controlar la diabetes.  Lo mismo pasa con la grasa que para unos es muy dañina y para otros es esencial. El contenido de calorías de un alimento no nos dice que reacción tendrá ese alimento sobre nuestro cuerpo.

Los efectos que cada alimento podría tener sobre su propio metabolismo y sobre el control o descontrol de su diabetes se los explicaré mejor en el capítulo titulado “Personalizando La Dieta 3×1”.  Dese cuenta de que “todos no somos iguales” por lo cual le toca a usted adaptar toda esta información a la realidad especifica de su propio cuerpo y condiciones de salud que definitivamente no puede ser igual a la realidad de ninguna otra persona.

Desde el punto de vista de la ciencia del metabolismo la comida es “energía potencial” de la misma forma que el petróleo tiene que primero ser procesado para convertirse en el combustible llamado “gasolina” que luego un motor puede utilizar como fuente de energía para convertirla en movimiento.  Para mí la comida sería como el equivalente al petróleo o combustible primario sin procesar del cuerpo.  Con la ayuda de los múltiples procesos del metabolismo (digestión, absorción, conversión) la comida se convierte en un combustible biológico utilizable que es equivalente a la gasolina para el motor de un carro.  Una vez la comida es procesada y los nutrientes que ella contiene son asimilados por las células del cuerpo con la ayuda del metabolismo es que entonces se produce la energía que sostiene la vida.

No tengo nada personal en contra de los nutricionistas, dietistas, catedráticos ni médicos que promueven el control o la reducción de las calorías como único método para adelgazar o para controlar la diabetes.  De hecho tengo amistad con muchos de ellos y admiro sus conocimientos para preparar dietas especiales para mujeres embarazadas, pacientes en los hospitales, pacientes con problemas renales (problemas de los riñones), personas con alergias y otros.  Tampoco tengo nada en contra de los especialistas en ejercicio físico que insisten en que basta con aumentar nuestro nivel de ejercicio físico para adelgazar, controlar la diabetes y mejorar la salud.  Inclusive, estoy plenamente convencido de que el ejercicio físico es una forma eficiente de alargar la vida y la salud de una persona con diabetes o sin diabetes.  No obstante he observado que las personas obesas o con diabetes generalmente no tienen un buen nivel de energía física y se les dificulta hacer ejercicios simplemente porque generalmente se siente cansados, o sea, faltos de energía.  La falta de energía es también resultado del “metabolismo lento” por lo cual encuentro mucho más lógico el ayudar a una persona a recuperar el metabolismo y su nivel de energía óptimo para luego pedirle que haga ejercicios.  Tratar de que alguien obeso o con una diabetes descontrolada vaya a hacer ejercicios 3 o 4 veces por semanas cuando que está sintiéndose débil y sin energía no es realista.

En realidad he estado tan ocupado desde el 1998 en que se fundó el sistema NaturalSlim ayudando a las personas a vencer su “metabolismo lento” que no me sobra tiempo para controversias teóricas.  No estoy en contra de nadie ni de ningún profesional de la salud.  Sólo estoy a favor de los que como yo por demasiados años no encontraron resultados en las teorías tradicionales ni en “hacer dietas” tradicionales. Durante los últimos años hemos podido compartir con cientos de distinguidos médicos y nutricionistas (llamados “nutriólogos” en los países de Latinoamérica) para comunicarles lo que nuestra práctica con más de 50,000 personas obesas, muchos de ellos diabéticos, nos demostró que producía mejorías en el metabolismo y la salud.

He encontrado que invariablemente los médicos y nutricionistas son personas buenas y bien intencionadas que estudiaron medicina o nutrición con el deseo ferviente de ayudar a los pacientes.  Muchos de ellos con los que a través de los años he hablado viven decepcionados con los resultados que obtienen en sus pacientes con los sistemas de nutrición a base de “contar calorías”. Inclusive algunos médicos y nutricionistas/dietistas estuvieron recibiendo nuestra ayuda como miembros del sistema NaturalSlim porque personalmente padecían de sobrepeso o diabetes y se enteraron por algunos de sus pacientes de que existía nuestra ayuda para mejorar el metabolismo.  En estos más de 100 casos de médicos o nutricionistas de profesión que personalmente experimentaban los efectos de lo que llamamos un “metabolismo lento” vinieron a nosotros buscando ayuda aunque naturalmente llenos de desconfianza porque nosotros no somos nutricionistas ni trabajamos con dietas de contar calorías.  Al aceptar nuestra ayuda algunos de estos profesionales de la salud nos pidieron que no reveláramos su profesión por temor a ser ridiculizados por los otros miembros del sistema NaturalSlim o inclusive sancionados por sus propias asociaciones profesionales o sus grupos de colegiación. Nosotros no hemos estado nunca interesados en “probar que estaban equivocados” ni como médicos ni como nutricionistas porque sabemos que la crítica no produce buenas relaciones ni compresión ni aunque sea la llamada “crítica constructiva”.  Entendíamos que si a estos nobles profesionales de la salud, médicos y nutricionistas/dietistas se les había educado con algunos conocimientos defectuosos como las “dietas a base de calorías” pues ciertamente no era su culpa.  Sabíamos por experiencia que las dietas de contar calorías funcionarían para algunos de sus pacientes/clientes pero que para otros que padecían de “metabolismo lento” en poco tiempo sufrirían de un “rebote” (aumento de peso) característico de los que “bajan de peso” sin reparar el metabolismo del cuerpo.

La experiencia trabajando con el metabolismo nos ha demostrado que casi cualquier dieta que restringa el consumo de los alimentos puede lograr que el cuerpo de una persona “baje de peso” pero que invariablemente si sufre de “metabolismo lento” la persona gradualmente volverá no sólo a ganar el peso perdido sino que habrá ganado más peso que lo que perdió en su dieta en lo que se ha llamado “un rebote de peso” causado por su metabolismo deficiente.  Las dietas de contar calorías pueden funcionar en algunos de los casos donde la persona no padece de “metabolismo lento” y una simple reducción el consumo de grasas y sal le hacen adelgazar.  Pero hemos visto que en la gran mayoría de las personas las dietas de contar calorías no pueden producir resultados permanentes cuando no se trata la causa principal de la obesidad que es el “metabolismo lento” y el cuerpo por problemas en la selección de alimentos, tiroides, digestión, hidratación, estrés o mala calidad de sueño simplemente no logra sostener un peso ni  un nivel de energía saludable.  Para colmo hemos descubierto que “todos no somos iguales” ya que lo que a unos nos hace adelgazar a otros nos engorda debido a factores hereditarios que afectan el sistema nervioso y hormonal.

Prácticamente todos los textos y diccionarios de medicina definen a la diabetes como un “desorden metabólico” pero curiosamente ninguna de las profesiones que tiene a su cargo ayudar a los diabéticos hace un intento por definir, explicar o por mejorar el metabolismo.  Cuando no se trata la causa principal de la obesidad y del descontrol en la diabetes, que es un tema relacionado al “metabolismo lento” o a lo mismo que decir un “desorden metabólico”, no se pueden obtener resultados permanentes.  Es por eso que las dietas de contar calorías aunque a veces dan resultados a un grupo de personas a muchas otras luego les harían “rebotar” y volver a ganar el peso perdido.  Podría entonces haber para estos médicos y nutricionistas unos pacientes con buenos resultados (los que mejoran “reduciendo y contando calorías porque no padecen de metabolismo lento) y los que no lograban resultados y se les decepcionaban a los cuales ellos clasificarían como “pacientes indisciplinados que no siguen instrucciones”.

De todas maneras es muy difícil para un profesional de la salud contemplar la posibilidad, después de haber practicado su especialidad por muchísimos años y de haber sido reconocido por sus compañeros de profesión, de que la idea principal o paradigma[6] que rige su profesión pudiera no ser tan cierta.  Siempre van a existir algunos que “preferirían morir” antes de admitir que puede existir algún otro paradigma o tecnología (como el metabolismo) que produzca los resultados que a ellos se les hace imposible producir.  Todos nosotros tenemos una necesidad de “estar en lo correcto”, algunos más que otros.   No obstante, como decimos en mi sitio de videos educacionales MetabolismoTV.com (www.MetabolismoTV.com) “La Verdad Siempre Triunfa”.  Para controlar la diabetes hay que primero lograr controlar el metabolismo.

Al final lo único que cuenta es si la persona con diabetes logró o no controlar su diabetes o si la diabetes terminó controlándolo a él o a ella.  El libro Diabetes Sin Problemas es una invitación a observar un enfoque distinto que enseña un sistema de control de la diabetes basado en la tecnología del metabolismo que hemos desarrollado por más de 15 años. Lo que sea que hemos estado tratando hasta ahora como recomendaciones de dieta para controlar la diabetes ha estado permitiendo que cada día se causen demasiadas pérdidas de la vista, daños a los riñones, ataques al corazón y amputaciones por falta de un buen control de la diabetes.  Invito a los diabéticos y a sus seres queridos que le ayudan a observar un nivel de control más productivo con la ayuda y aprobación de su médico cualificado.

 


[1] Física: Es la ciencia  que estudia las propiedades y el comportamiento de la energía y de la materia.

[2] Ciencia física: es la ciencia natural que estudia las propiedades y el comportamiento de la energía y de la materia, así como al tiempo, el espacio y las interacciones de estos cuatro conceptos entre sí. La palabra “física” viene del griego physica “naturaleza” por lo cual estudia las características de la material que componen la naturaleza.

[3] Biología: Ciencia cuyo nombre proviene del griego bíos, que quiere decir “vida”, es la ciencia que estudia los seres vivos. Se ocupa tanto de la descripción de las características y los comportamientos de los organismos individuales como de las especies en su conjunto, así como de la reproducción de los seres vivos y de las interacciones entre ellos y el entorno.

[4] Grado centígrado: Es una medida de calor también llamada “grado Celsius” en honor a Anders Celsius quien ayudó a construir la escala de temperaturas que usamos en los termómetros.  Por el ejemplo, la temperatura normal del cuerpo humano es de 37°C

[5] Gluten: El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo (la fuente de pan, harina, galletas, pizza, empanados) y en la semilla de muchos cereales. La palabra “gluten” viene del Latín gluten, “pega” (“glue” en inglés).  Algunas personas son alérgicas o intolerantes al gluten que les causa inflamación o daños en el intestino en lo que llaman “enfermedad celiaca”.

[6] Paradigma: Un paradigma es una idea o grupo de acuerdos entre los miembros de una profesión o grupo de investigadores que se usa como explicación a cierto número de fenómenos. Por ejemplo, el paradigma hace muchos años era que todo el colesterol era malo.  Esto fue así hasta que se descubrió que existe un tipo de colesterol que es “malo” porque tiene el potencial de hacer daño en las arterias (colesterol de baja densidad LDL) y otro tipo de colesterol que es “bueno” (colesterol de alta densidad HDL) que inclusive ayuda a proteger al cuerpo del cáncer.